Compartir

Ecuador.- (@srradioEc).- La pandemia ha agravado las desigualdades de salud existentes en el mundo. Las poblaciones más vulnerables: mujeres, niños, niñas, adolescentes, personas con discapacidad, afrodescendientes, indígenas, personas con VIH, corren mayor riesgo de sufrir pérdidas devastadoras por el COVID-19. Adicionalmente, la emergencia ha dificultado el acceso a los servicios esenciales de salud para estas poblaciones.

Con el propósito de mitigar este impacto, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) realizó la entrega de 200 kits a estudiantes de Medicina y Obstetricia de la Universidad Central y Técnicos de Atención Primaria (TAP) de la Coordinación Zonal 9 de Salud, quienes actuarán como vigilantes comunitarios en las parroquias más afectadas por la pandemia en Quito.

Esta acción se enmarca en la iniciativa “Juntos por la salud de las embarazadas, niños y niñas”, que busca priorizar, preservar y promover la continuidad del paquete integral de servicios de salud materno-infantiles, con énfasis en vacunación, controles prenatales, control del niño sano y prevención de la desnutrición y la anemia, así como fortalecer las acciones de prevención del COVID-19.

Los vigilantes comunitarios de salud realizarán visitas puerta a puerta para asegurar que los niños, niñas, mujeres embarazadas o en edad fértil accedan a servicios de salud esenciales. Los kits entregados –que incluyen tensiómetro, estetoscopio, pulsioxímetro, termómetro digital, equipos de protección personal y otros insumos– servirán para que realicen esta labor y además detectar posibles casos de COVID-19 de manera oportuna.

En coordinación con las autoridades nacionales y locales, y líderes comunitarios, UNICEF apoya la respuesta a la emergencia a través de la estrategia de vigilancia epidemiológica comunitaria que se desarrolla en Guayas, Imbabura y Pichincha, para promover la acción conjunta de la población en el COMUNICADO DE PRENSA 2 cuidado de la salud y la prevención del COVID-19. Adicionalmente, 1.000 kits para vigilantes comunitarios se están entregando en la provincia de Imbabura.