Noticias Locales

UNA DEMOCRACIA DEFICIENTE

Compartir

Patricio Valdivieso Espinosa
pavevaldivieso@hotmail.com

Vivimos en una sociedad que pide cambios a gritos, pero la transformación se ve atascada por las reglas manipuladas del sistema democrático, reglas que se esconden en reformas electorales de poca monta, sin llegar a tratar los cambios profundos que el Estado necesita, ocultando el fondo, bajo acuerdos para mantener el status quo. La democracia entendida como el poder del pueblo, o el poder de las mayorías, teóricamente se desarrolla entre cuatro pilares fundamentales: 1) la elección directa; 2) la representación a través de los dignatarios; 3) la igualdad en la participación; y, 4) la alternancia en el poder. Elementos, que, al ser evadidos o distorsionados, terminan configurando un fraude electoral indirecto, ocasionado por quienes manejan los hilos del poder.

La elección directa, si bien se cumple en nuestro país, precisamente es la que, de manera irresponsable, acaba conduciendo al elector a tomar decisiones erróneas, ya sea: por las defectuosas reglas legales que son vulneradas con facilidad; por las artimañas populistas y demagógicas; o, por el quemeimportismo del elector que casi siempre se siente engañado. La representación a través de los dignatarios, considerando en la mayoría de los casos, los resultados de los malos gobernantes que tenemos, demuestran que la deficiencia el momento de escoger, cada vez más, agrava el estancamiento de nuestros pueblos, debido a la designación a dedo de los candidatos, o al mal llamado direccionamiento ideológico de sus postulados.

La igualdad en la participación, también es una de las trampas más criticables, existe desproporcionalidad entre los gobernantes candidatos que mal utilizan los bienes públicos y el resto de los nuevos postulantes; sin dejar de lado las mafias aportantes, encubiertas por el carente control del gasto e inversión electoral escalofriantes en las campañas. Por su parte, la alternancia en el poder, ha sido burlada constantemente, empezando por la democracia interna de las agrupaciones; y, los liderazgos que se transforman en caudillismos, los que no han permitido mostrar nuevos cuadros con autonomía del pensamiento, si no dependientes de los dueños de las agrupaciones.

Nuestra débil y defectuosa democracia, seguirá de error en error, si no decidimos tener reglas de juego claras y bien determinadas; nos seguirá conduciendo a elegir representantes de los grupos de poder económico, político o social que terminan defendiendo sólo a su clan; continuaremos lejanos de la tan anhelada participación igualitaria en elecciones; y, la alternancia del poder será una ilusa fantasía. Pero al final de cuentas, la mejor forma de vencer el caudillismo, las mafias electorales y las trampas en democracia, las tiene el ciudadano en sus manos, si toma conciencia al elegir, si se involucra en la política y la transparenta, porque el país y la democracia defectuosa que tenemos, se arregla, sólo si aprendemos realmente a elegir bien.

Related Posts

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com