Nacionales

“Un espejo en el tiempo” recoge la visita de Borges a Ecuador hace 40 años

Compartir

Quito.- (EFE).- La visita que el escritor argentino Jorge Luis Borges realizó a Ecuador hace cuarenta años ha quedado plasmada en el libro “Un espejo en el tiempo”, que se presentará mañana en Quito, en una ceremonia en la que estará presente el ministro de Relaciones Exteriores, José Valencia.

Considerado uno de los más destacados de la literatura del siglo XX, Borges, que publicó ensayos breves, cuentos y poemas, visitó las ciudades ecuatorianas de Quito y Guayaquil en 1978.

Una visita que quedó plasmada en las fotografías del chileno Jorge Aravena Llanca, quien vivió cinco años en Ecuador antes de ir a Alemania, donde guardó los negativos de las imágenes que captó durante la visita de Borges a Quito el 26 de noviembre del mencionado año.

En el libro, el canciller asegura que la visita de Borges “es una de las más importante que se registra en la historia literaria del Ecuador”.

En su opinión, su presencia permitió a Ecuador “abrirse al mundo literario y generó una gran expectativa entre los estudiantes universitarios, intelectuales y escritores, aunque no faltaron también los reproches, en especial de ciertos sectores de izquierda”.

“La memoria histórica de un país se la cultiva día a día y las manifestaciones y actividades culturales contribuyen a la construcción de esa memoria”, apunta al explicar la decisión de la Cancillería de liderar el proceso para conmemorar los 40 años de la visita del escritor argentino al país andino.

La recopilación de la información a través de diálogos con asistentes a las reuniones en las que estuvo Borges, así como la búsqueda de datos en periódicos de la época, estuvo a cargo del escritor e investigador ecuatoriano Javier Lara.

A ese material, se sumaron más de cuarenta fotografías realizadas por Aravena en Quito, puesto que no se han encontrado registros gráficos de la visita de Borges a Guayaquil (suroeste), comentó a Efe Pablo Salgado, editor del libro.

Añadió que en el libro hay testimonios de quienes estuvieron con Borges en Quito, e incluye también una conversación con María Kodama, la viuda del escritor argentino, quien visitó Ecuador en junio pasado.

El Instituto Nacional de Patrimonio Cultural (INPC) está en proceso de terminar la restauración y preservación de los negativos de las fotografías.

Un total de 21 fotografías de esos negativos se exponen de momento en la XI Feria del Libro y la Lectura, que se desarrolla desde el pasado viernes en la capital ecuatoriana.

Según Salgado, curador de la muestra fotográfica, posteriormente se realizará un acto de certificación para la incorporación del material fotográfico al patrimonio inmaterial de Ecuador.

“Esta visita nunca ha sido reseñada y hay mucha gente que desconoce que Borges alguna vez vino a Ecuador. Solamente un par de escritores ecuatorianos han incorporado esta visita como ficción en sus novelas”, comentó Salgado, periodista y escritor.

Destacó la importancia del libro y la exposición para recuperar la memoria cultural pues opina que “la gente joven ni se imagina que alguna vez Borges estuvo en Quito”.

En el libro explica que las imágenes de Aravena reflejan una forma de retratar, sin la prisa de la cobertura diaria.

Fotografías pensadas, meditadas, pues no había entonces la posibilidad de disparar una y otra vez, como ocurre hoy con la fotografía digital. Fotografías naturales y espontáneas; ninguna es posada.

Citando a Borges, el libro de 110 páginas con fotografías en blanco y negro, señala: “Somos nuestra memoria, somos ese quimérico museo de formas inconstantes, ese montón de espejos rotos”.

 

Related Posts