Compartir

Bruselas.- (EFE).- La Unión Europea (UE) consideró este domingo «lamentable» y «sin fundamento» la petición de Bielorrusia de que Lituania y Polonia reduzcan la cantidad de diplomáticos que tienen en Minsk, y aseguró que la exigencia es contraria al diálogo.

«La petición de las autoridades bielorrusas de que Polonia y Lituania retiren a sus embajadores y reduzcan de manera significativa sus representaciones diplomáticas en Minsk no tiene fundamento y es lamentable», declaró en un comunicado el alto representante de la Unión para Asuntos Exteriores, Josep Borrell.

El político español añadió que la demanda «va contra la lógica de diálogo y solo aislará más a las autoridades en Minsk».

«Los intentos de las autoridades bielorrusas de fijar como objetivo ciertos Estados miembros de la UE no tendrán éxito a la hora de debilitar la unidad de la UE, que fue reafirmada con claridad por el Consejo Europeo el 1 de octubre», indicó.

Borrell recordó que en la cumbre europea todos los países de la UE «pidieron a las autoridades bielorrusas poner fin a la violencia y la represión, liberar a todo los detenidos y presos políticos, respetar la libertad de prensa y la sociedad civil e iniciar un diálogo nacional inclusivo».

En esa cita, los jefes de Estado y Gobierno de los Veintisiete también acordaron sancionar a Bielorrusia, en un momento de crisis en el país debido a las presuntas irregularidades en los comicios en los que el presidente desde 1994, Alexandr Lukashenko, obtuvo el 80 % de los votos.

El club comunitario publicó el viernes la lista de 40 personas a las que aplicará sanciones inmediatas por su implicación en la violencia y la represión de la oposición democrática tras las elecciones, correctivo del que queda exento Lukashenko.

La lista de sanciones como la congelación de activos o la prohibición de viajar a la Unión Europea, incluye a viceministros, responsables de las fuerzas especiales, altos cargos del servicio secreto, mandos policiales o directores de prisiones de Bielorrusia.

«La UE sigue apoyando el derecho democrático del pueblo bielorruso a elegir a su presidente mediante nuevas elecciones libres y justas, sin interferencias externas», dijo hoy Borrell.

El Gobierno bielorruso ha llamado a consultas a sus embajadores en Polonia y Lituania por considerar que ambos países han adoptado un papel «especialmente destructivo» con respecto a Bielorrusia.

Los embajadores deben regresar a Minsk el próximo lunes, informó el portavoz del Ministerio de Exteriores, Anatoli Glaz, de acuerdo con la agencia oficial BELTA.

Al mismo tiempo, Minsk pidió a los dos países reducir el número de representantes en sus respectivas embajadas en Bielorrusia para ajustarlo al de las legaciones bielorrusas en Polonia y Lituania.

Lituania tendría que reducir el número de diplomáticos de 25 a 14 y Polonia de 50 a 18, dijo el portavoz.

Polonia y Lituania han expresado reiteradamente su total apoyo la oposición bielorrusa tras las elecciones del pasado 9 de agosto, en las que las autoridades electorales dieron un 10 % de los votos a la líder de la oposición, Svetlana Tijanóvskaya.

Tijanóvskaya, actualmente en el exilio en Lituania, ha mantenido reuniones de alto nivel tanto en Varsovia como en Vilna.

(c) Agencia EFE