Blog

 Breaking News

Trump gana la batalla: Kavanaugh escorará el Supremo hacia la derecha durante décadas

Trump gana la batalla: Kavanaugh escorará el Supremo hacia la derecha durante décadas
octubre 06
16:39 2018
Compartir

Ángel Martínez.- (El Confidencial).- Fin de la agonía en la Casa Blanca. El nominado del presidente de EEUU, Donald Trump, para el Tribunal Supremo, el juez Brett Kavanaugh, que se enfrenta a múltiples acusaciones de conducta sexual inapropiada y dudas sobre su imparcialidad, ha sido confirmado como nuevo miembro vitalicio de la más alta instancia judicial de EEUU. Kavanaugh, considerablemente más conservador que el hombre a quien sustituye (Anthony Kennedy), dará al Supremo una firme orientación hacia la derecha durante las próximas décadas.

Con el apoyo de 50 de los 100 senadores, Kavanaugh -a quien la Asociación Americana de Abogados, la mayor del país, volverá a evaluar por el temperamento que ha demostrado en el proceso- se convierte en el nominado con menor apoyo del Senado desde 1987, cuando un candidato del expresidente Ronald Reagan fue rechazado por la cámara.

Kavanaugh llega al Supremo -formado por nueve jueces de los que cinco son de derechas (Kennedy es moderado, pero entraba en este grupo)- después de dos jornadas de intensas protestas por parte de grupos progresistas como la organización Marcha de las Mujeres, que este viernes convocó una manifestación a la que acudieron miles de personas de todo el país en defensa de las víctimas de abusos sexuales.

Más de 300 personas fueron arrestadas este jueves por irrumpir a uno de los edificios que alberga las oficinas de varios senadores estadounidenses. El viernes, la policía del capitolio arrestó a más de 100 personas, muchas acusadas de “hacinamiento” y “obstrucción” en las oficinas del senado.

Pese a las alegaciones y las dudas de última hora sobre qué votarían los senadores moderados, Kavanaugh superó este viernes un trámite clave para acceder al alto tribunal y cosechó los respaldos que requería en la Cámara Alta, incluido el de la republicana Susan Collins, que había mantenido la incertidumbre.

La legisladora se posicionó finalmente a favor del juez después de varios días en los que el foco mediático se había centrado en su figura, así como en la de otros conservadores como Lisa Murkowski y Jeff Flake -quien la semana pasada solicitó una investigación adicional del FBI sobre las acusaciones contra Kavanaugh- y en la del demócrata Joe Manchin, pendiente de su reelección en la conservadora Virginia Occidental. Finalmente, la única republicana que se opuso a la postura del partido es Murkowki, mientras que el progresista Manchin será el único demócrata en votar a favor del candidato de Trump.

La lucha política empieza ahora

La pregunta evidente es cuáles son las consecuencias políticas de la votación de Kavanaugh de cara a las trascendentales ‘mid-term’. Durante la mayor parte de 2018, las encuestas han augurado avances significativos para los Demócratas en las elecciones de noviembre. La oposición a Trump, animada por su rechazo visceral a las políticas y a la retórica del presidente, parece estar ansiosa por depositar sus votos en las urnas. El aumento en las donaciones a candidatos demócratas refleja esta movilización. La participación en primarias y elecciones especiales por todo el país ha registrado cifras récord. La oposición está entusiasmada, tras dos años de presidencia de Trump, con la posibilidad de tomarse la revancha tras la amarga derrota de 2016. Los republicanos, por el contrario, parecían menos motivados.

“El presidente Trump y su equipo han optado por multiplicar los actos electorales ante sus bases para contrarrestar esta arremetida demócrata. “En febero, un asesor de la Casa Blanca reconoció a la web Axios que el presidente estaba buscando “puntos de tensión culturales inesperados -como la polémica de los jugadores de la NFL- a los que poder aferrarse tanto ante el público como en Twitter. En la lucha de Kavanaugh, y en la idea de que los hombres (padres, hermanos e hijos) se enfrentan al riesgo de ser falsamente acusados de abusos sexuales, el presidente podría haber encontrado su bala de plata”, opina Anthony Zurcher, corresponsal de la BBC en EEUU.

Una encuesta reciente muestra que la “brecha de entusiasmo” entre demócratas y republicanos, que marcaba un auténtico abismo en julio, es ahora estadísticamente inexistente.

Meses de incertidumbre

La votación de la Cámara Alta ha sido el último paso de un proceso que comenzó el 9 de julio, cuando Trump anunció la nominación de Kavanaugh para el Supremo con el fin de cubrir el puesto vacante dejado por el juez Kennedy, que se jubiló. Posteriormente, el 4 de septiembre se iniciaron las audiencias que debían evaluar su candidatura en el Comité Judicial del Senado, donde los demócratas pusieron el foco en sus posturas sobre el aborto y el poder presidencial.

Cuando el comité se disponía a votar, los demócratas pusieron sobre la mesa la acusación de abuso contra Kavanaugh de la profesora de Psicología Christine Blasey Ford, que acudió la semana pasada a narrar su versión de los hechos, supuestamente ocurridos en 1982. Las alegaciones de Ford estuvieron seguidas de las de otras dos mujeres, lo que ocasionó que los senadores presionaran a Trump para que el FBI investigara las acusaciones y emitiera un informe confidencial este jueves. Según han comentado varios senadores republicanos, entre ellos el presidente del comité, Chuck Grassley, la agencia no ha encontrado indicios de los presuntos abusos cometidos por Kavanaugh.

About Author

admin

admin

Related Articles

Radio en vivo

Facebook

Multimedia – Audios

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com