Nacionales

Tips de alimentación saludable para personas con ritmos de vida acelerado

Compartir

Sea por jornadas laborales y/o estudiantiles amplias, o por el cumplimiento de múltiples obligaciones, la realidad es que hay personas que cada vez tienen menos tiempo para cuidar lo que comen. Muchas de ellas se ven obligadas a comer rápidamente y consumen la denominada “comida chatarra”, pues se convierte en la solución más práctica cuando el tiempo escasea. Sin embargo, esta alternativa no es la ideal para precautelar la salud.

Según Valeria Calderón, nutricionista de Oriental® Industria Alimenticia, “… Existen opciones saludables que no requieren de mucho tiempo, y que nos ayudan a manejar un estilo de vida más sano pese a la complicada rutina que tengamos en nuestro día a día.” Una apropiada alimentación ayudará, no solo a mejorar la salud, sino a combatir el cansancio (en ocasiones crónico) del que sufren estas personas.

A continuación, Calderón detalla algunas recomendaciones de alimentación saludable, justamente pensadas para personas con ritmos de vida acelerados y que buscan alternativas nutricionales que contribuyan a su bienestar general.

  1. Mantener una correcta hidratación

La hidratación es fundamental para el sano funcionamiento de nuestros cuerpos. Lo óptimo es beber periódicamente, a lo largo del día, agua natural. “Si su trabajo implica estar en reuniones todo el día, puede llevar consigo un termo o botella con agua, de preferencia alcalina”, señala Calderón. En el caso de los deportistas, “…consumir agua alcalina les brindará enormes beneficios, pues su poder antioxidante ayuda al cuerpo a eliminar los desechos y a neutralizar los niveles de acidez. También pueden optar por bebidas energéticas o bebidas isotónicas, pero prestando especial atención a la composición, para evitar consumir azúcares en exceso.” En general, lo ideal es consumir de 2 a 3 litros de agua diariamente.

  1. Consumir una dieta balanceada

En una dieta saludable, las personas deben consumir proteínas (de 0.8 a 1.5 gramos por cada kilogramo de peso), grasas (del 10% al 20% de la dieta, según el caso), carbohidratos (del 30% al 40% de la dieta, según el caso), frutas (2 o 3 porciones diarias) y vegetales (3 porciones diarias). Según la nutricionista de Oriental®, “…la variedad de comidas aporta al enriquecimiento de nuestro cuerpo, por ello es importante incorporar alimentos que aporten, entre otras cosas, vitaminas y minerales.” Es preferible evitar las comidas pesadas y rápidas, así como los llamados azúcares rápidos (por ej., dulces y pasteles).

  1. Elegir cereales integrales

Los cereales integrales (como pan, pastas, galletas o arroz) son una excelente alternativa para promover una adecuada digestión, así como para permitir una mayor saciedad y evitar el consumo de piqueos no saludables en el transcurso del día. “Los cereales integrales son una excelente opción para preparar comidas o snacks que pueden llevarse listos desde casa, y que son prácticos y deliciosos”, indica la nutricionista de Oriental®. Incluso, si por falta de tiempo no se logra salir con alimentos previamente preparados, existen alternativas de productos como “Rapidito Integral”, que pese a ser instantáneo, constituye una opción más saludable que otros en el mercado debido a su alto contenido de harina de trigo integral.

Dependiendo del tipo de actividades que se desempeñan a diario, es fundamental tener en cuenta los ingredientes que acompañan al cereal seleccionado. Por ejemplo, los deportistas (cuyo consumo calórico debe estar entre 2500 a 3000 kcal.) pueden optar por combinarlo con proteínas como pollo, atún, carne o pescado; los estudiantes universitarios (que deben consumir de 1800 a 2000 kcal.) pueden armar un sánduche integral con una rebanada de jamón de pechuga de pavo, una rodaja de queso mozzarella light, y medio aguacate. Un ejecutivo (que puede consumir entre 1800 y 2200 kcal.) podría usar fideos integrales instantáneos para preparar una sopa, que se obtiene solamente añadiendo agua caliente, y acompañarla con salsa de soya y vegetales para darle más sabor. Y finalmente, una madre de familia (cuyo consumo calórico debe estar entre 1600 y 1800 kcal. en el caso de que no practique deporte), podría optar por un wrap integral relleno de atún, pico de gallo y cualquier otro vegetal de su preferencia.

Si la persona prefiere opciones de cereales libres de gluten, una gran opción son los fideos de arroz, con los que pueden prepararse snacks y comidas rápidas e igualmente saludables.

  1. Establecer un número mínimo de comidas al día

Dependiendo de las actividades que desarrolle la persona y a su estilo de vida, se deberá establecer un número mínimo de comidas. Idealmente, una persona debe comer 5 veces al día, pues así el metabolismo se acelera. Sin embargo, las personas con ritmos de vida acelerados deberían, por lo menos, cumplir con las 3 comidas principales (desayuno, almuerzo y merienda). De acuerdo con Valeria Calderón, “…si solo hay tiempo para tres comidas entonces las tres deben ser correctas y balanceadas. El almuerzo, por ejemplo, debería incluir una porción de proteína, una de carbohidrato y una de vegetales.”

Related Posts

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com