Internacional

Siria dice que ayuda de conferencia de Bruselas es una “flagrante injerencia”

Compartir

Damasco.- (EFE).- El Gobierno sirio rechazó este miércoles la ayuda económica comprometida ayer en la cuarta conferencia de Bruselas, por un monto total de 6.900 millones de euros (unos 7.700 millones de dólares), y la tildó de “flagrante injerencia” en los asuntos internos del país árabe.

La conferencia constituye “una interferencia flagrante en los asuntos internos sirios, que son competencia y jurisdicción de los sirios y su Gobierno legítimo”, indicó una fuente anónima del Ministerio de Asuntos Exteriores sirio en un comunicado.

“La única asistencia que estos regímenes pueden proporcionar a los sirios es dejar de apoyar el terrorismo” en el país, agregó la nota que, como es habitual no identificó la fuente.

Exteriores señaló que el “futuro de Siria” pertenece “exclusivamente a los sirios” y que “la mendicidad de la diplomacia, en la que muchos son buenos, no tiene cabida en el comportamiento político y diplomático” de la nación árabe.

El evento de ayer en Bruselas, coorganizado por la Unión Europea (UE) y la ONU, busca cada año recaudar fondos para los desplazados internos y refugiados que han huido de la guerra en Siria, que comenzó en 2011 y que aún continúa en algunas zonas.

Según el último cómputo de la agencia de la ONU para los refugiados (ACNUR), hay 5,5 millones de refugiados sirios, repartidos principalmente en Turquía, el Líbano y Jordania, además de unos 6 millones de desplazados internos.

“La Conferencia de Bruselas sobre Siria y las posiciones que emanan de ella afirman la continuación de las políticas hostiles hacia Siria por parte de Estados Unidos y de la UE, y sus regímenes afiliados”, aseveró la fuente de Exteriores, agregando que esos Gobiernos han “impedido el proceso de reconstrucción e impuesto sanciones sucesivas” contra Damasco.

Además de las sanciones europeas vigentes, Estados Unidos implementó el mes pasado la Ley César, dirigida contra la élite siria y la reconstrucción del país bajo el mandato del presidente Bachar Al Asad y sus aliados internacionales, como Rusia e Irán.

Esas sanciones pesan sobre la economía siria, después de nueve años de conflicto, y la ONU estima que un 83 % de los sirios viven bajo el umbral de la pobreza, con menos de 100 dólares al mes.

Más de 9 millones de personas están en situación de inseguridad alimentaria en el país, especialmente en el noroeste, último bastión opositor que escapa al control de Damasco.

(c) Agencia EFE

Related Posts

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com