Noticias Locales

SER AGRADECIDO TE HACE GRANDE

Compartir

Patricio Valdivieso Espinosa
pavevaldivieso@hotmail.com

Cuántas veces hemos recibido algo inesperado que nos cambió el rumbo; cuántas veces nos han sorprendido, entregándonos lo que necesitábamos y creíamos imposible alcanzar; cuándo agradecimos de todo corazón a DIOS por tener un nuevo despertar, una familia, un trabajo y cómo llevar el pan a casa; cuándo dimos gracias por los favores recibidos de manos de propios y extraños. Nos hemos olvidado de ser gratos; las trivialidades de la vida, nos han convencido que somos autosuficientes; por simple vanidad, creíamos que todo está en nuestras manos, y que el bien que otros hacen por nosotros, es su obligación o son cosas del destino.

Realmente, podemos aportar nuestro granito de arena para mejorar el entorno en que vivimos, comprendiendo que, ser agradecidos no sólo nos hace más grandes, cambiamos el mundo, fortaleceremos los lasos de convivencia, pero sobre todo, incentivaremos a la gente para que siga haciendo el bien. Nadie puede atreverse a dudar, que muchas veces nos sentimos más felices dando que recibiendo; es porque somos agradecidos con la vida, que nos brinda la oportunidad, de sentir la valía que tenemos en el corazón, al mejorar el mundo que habitamos.

Si queremos aplicar la gratitud, como el método infalible para mejorar nuestra existencia: el primer trabajo es en nuestra casa, agradecer por los hijos, padres, hermanos y familia que tenemos; el segundo, junto a la Iglesia, ser gratos por la sabiduría, fe y paz que DIOS nos da; el tercero, en nuestro barrio y trabajo, compartiendo con gente que sin tener lasos de sangre, se transforman en hermanos entrañables; y, el cuarto, en nuestra sociedad grande, a la que estamos obligamos a mejorarla en cada paso que damos.

Al principio sentimos ser pocos, las fuerzas se debilitan y las metas se tornan inalcanzables, pero si entendemos que el ser agradecidos cambia el mundo y nos hace grandes, seguro decidiremos enfrentar el tema unidos; si convencemos cada uno de nosotros a otro más, pronto seremos muchos y habremos sembrado en tierra fértil. Por eso: Gracias a DIOS y a mis padres por darme la vida y perdonar mis errores; gracias a quienes he hecho daño por disculparme; gracias a mis hijas por hacerme feliz con su existencia; gracias a mis amigos que estuvieron cuando más los necesité; gracias a todos por escucharme, leer lo que pienso, compartir lo que siento y juntos hacer de este mundo una vida mejor.

Related Posts

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com