Compartir

(AFP).- El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) pidió el miércoles la liberación «con efecto inmediato» del opositor Alexéi Navalni, argumentando que su vida corre peligro en prisión, una petición inmediatamente rechazada por Rusia que denuncia una injerencia inaceptable.

La decisión del tribunal europeo fue publicada justo un mes después de la detención en enero del adversario número uno del Kremlin, cuando regresaba de su convalecencia en Alemania por un envenenamiento del que responsabiliza a Vladimir Putin.

Esta «medida provisional» del TEDH parte de una petición realizada por el opositor ruso el 20 de enero en la que reclamaba su liberación. Navalni consideraba que las disposiciones tomadas por las autoridades rusas durante su detención «no daban garantías suficientes sobre su vida y salud».

El ministro ruso de Justicia hizo oídos sordos a esta institución europea instalada en Estrasburgo (este de Francia).

«No hay ninguna base legal en el derecho ruso que permita la liberación de esta persona», afirmó Konstantin Chuychenko, según informan las agencias rusas de noticias, denunciando además una decisión «política» y «una injerencia grosera» en los asuntos rusos.

«Es un golpe contra el derecho internacional de cuyas consecuencias no es consciente el TEDH», dijo por su parte a la televisión Rossia-24 la portavoz de la diplomacia rusa, Maria Zajarova, que acusó al tribunal de «injerencia» y «presiones» en los asuntos internos del país.