Internacional Noticias Destacadas

Quién manda en el mercado petrolero ahora que la OPEP ha perdido peso

Compartir

(Por. Jaime Quirós,Yahoo Finanzas).- La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP u OPEC) es uno de los organismos internacionales con más poder. Desde su fundación, sus decisiones han tenido la capacidad para hacer tambalearse al mundo. Qué mejor ejemplo que la crisis que provocaron sus decisiones en los años setenta del pasado siglo.

Pero algo acaba de cambiar. La Organización ha perdido el control del mercado petrolero. Las acciones de los presidentes Donald Trump, Vladimir Putin y el príncipe heredero Mohammed Bin Salman son las que determinarán los precios del petróleo en 2019 y más allá. Y lo que está claro es que cada uno de ellos quiere cosas diferentes y van a mirar a sus propios intereses. Eso va probablemente va a tensar un poco más, si cabe, las relaciones entre los estados.

Estados Unidos, Rusia y Arabia Saudita juntos producen más petróleo que los 15 miembros de la OPEP. Los tres están bombeando a tasas récord y cada uno podría aumentar la producción el próximo año. De hecho, es tal la magnitud de la nueva producción y previsiones que el crudo Brent ha caído esta semana hasta los 62 dólares -una bajada del 27% en mes y medio- por el temor de los inversores a que haya un exceso de oferta.

Además, hay preocupación por un posible descenso del consumo de este tipo de combustibles. De hecho, el último informe Perspectivas mundiales del petróleo 2018 de la propia OPEP prevé una menor demanda de petróleo en el mundo como consecuencia del incremento en la eficiencia energética y los cambios en la transformación, la generación y el transporte, así como por el auge de las energías renovables.

Hasta ahora la OPEP influía sobre el precio del crudo aumentado o reduciendo su producción. Desde 1987 fija una cuota para cada socios, pero Arabia Saudita es el miembro del grupo con una mayor cuota y parece que puede tomar decisiones sin consultar a los socios a partir de ahora. Eso va a provocar que el poder de la Organización en conjunto se vea mermado al mínimo. El país árabe pasa a ser actor protagonista de forma individual y sus decisiones serán clave en el devenir del mercado.

La presión internacional sobre Arabia Saudita está influyendo en las decisiones de sus mandatarios. Estar en primera plana por casos como el asesinato del periodista Jamal Khashoggi o la guerra de Yemen pesa en sus nuevas decisiones y bajar el precio del petróleo ayuda a reducir la tensión.

Pese a no formar parte de la OPEC, Rusia siempre ha mantenido buenas relaciones con la organización y ha producido en sintonía. Pero desde junio, Putin lidera el impulso para aumentar la extracción de barriles. Ha provocado la reacción en cadena del grupo de la OPEP que ha rebajado las restricciones de producción que se habían implementado desde inicios de 2017. Con su decisión de acelerar su elaboración, los rusos dejan algo de lado las relaciones institucionales y comerciales con sus socios de la OPEC y pasan a influir de forma mucho más notoria en el mercado mundial de crudo.

Por su parte, la producción de Estados Unidos también se ha disparado inesperadamente, ya que las empresas que bombean desde Texas han superado los ‘cuellos de botella’ que ralentizaban la producción. Además, el Gobierno ha dado orden de producir más, aunque tenga que ser barato. Trump sigue por libre, también en el caso del petróleo. Si el barril es más barato, lo que hay que esperar es que nos cueste menos llenar el depósito.

 

Related Posts