Compartir

Loja.- (@srradioEc).- Muchas personas con cáncer se preguntan si es seguro recibir una de las vacunas COVID-19 aprobadas. Después de todo, sabemos que tener una afección médica subyacente, como cáncer o enfermedad cardíaca, lo pone en mayor riesgo de desarrollar una enfermedad grave a causa del virus.

La respuesta sencilla es que, para la mayoría de los adultos con cáncer o antecedentes de cáncer, se recomienda la vacunación contra COVID-19, pero hay factores que estos pacientes deben considerar primero.

En este artículo, la hematóloga y oncóloga de Cleveland, Clinic Halle Moore, analiza la seguridad de las vacunas y lo que los pacientes y sobrevivientes de cáncer deben saber.

El cáncer es una condición de alto riesgo

Se espera que las personas con cáncer estén (si no es que ya) en uno de los grupos prioritarios anteriores que puedan recibir la vacuna, pero esto puede variar según el lugar donde viva y la cantidad de suministro disponible. Podría pertenecer a este grupo prioritario debido a su diagnóstico de cáncer, su edad o ambos.

¿Cómo actúan las vacunas?

Actualmente, hay tres vacunas COVID-19 aprobadas bajo autorización de uso de emergencia:

 Pfizer-BioNTech: Esta vacuna está autorizada para personas mayores de 16 años y se administra en dos dosis, con 21 días de diferencia.

 Moderna: Esta vacuna está autorizada para personas mayores de 18 años y se administra en dos dosis, con 28 días de diferencia.

 Johnson y Johnson: Esta vacuna está autorizada para personas mayores de 18 años y se administra en una sola dosis.

Tanto la vacuna de Pfizer como la de Moderna usan ARN mensajero (ARNm), que es una molécula que contiene instrucciones para producir la infame «proteína de pico» del coronavirus. Una vez que recibe la vacuna, las células de su cuerpo reciben instrucciones para hacer copias de la proteína de pico falso. Esta reacción desencadena una respuesta del sistema inmunológico que actúa como un simulacro de incendio. Entonces, si está expuesto al coronavirus real en el futuro, sus células ya están bien equipadas y entrenadas para combatirlo.

Debido a que las vacunas de ARNm no contienen una versión viva o debilitada del virus, no hay riesgo de contraer el virus a partir de estas vacunas. Las vacunas Pfizer-BioNTech y Moderna no son intercambiables, por lo que debe recibir dos dosis del mismo tipo.

La vacuna Johnson & Johnson funciona de manera diferente al entregar un fragmento de ADN de la proteína de pico COVID-19 en su cuerpo a través de un adenovirus (el tipo de virus que generalmente causa resfriados). Este adenovirus modificado transporta el segmento de ADN, pero no se replica dentro del cuerpo y causa enfermedades. Luego, el ADN hace que las células produzcan versiones inofensivas de la proteína de pico, lo que hace que el cuerpo cree una respuesta inmune.

Antes de vacunarse consulte con su médico

Si tiene cáncer o está recibiendo tratamiento contra esta enfermedad, es importante que hable con su médico tratante antes de recibir su primera dosis de cualquiera de las vacunas. Su tipo de cáncer y el tipo de tratamiento serán un factor que considerar. Su médico podrá analizar los riesgos, los beneficios, el cronograma y lo que debe saber antes de recibir su primera dosis de la vacuna.

Efectos secundarios de la vacuna

Los efectos secundarios comunes después de la vacunación son dolor en el brazo, fatiga y dolores musculares. También pueden aparecer fiebre y escalofríos, especialmente después de la segunda dosis.

Después de la vacunación, algunas personas pueden desarrollar ganglios linfáticos agrandados. Estos ocurren con mayor frecuencia en la axila o en el cuello del lado de la vacuna. Dado que el cáncer también puede causar agrandamiento de los ganglios linfáticos, es importante que los pacientes con cáncer se den cuenta de que este es un posible efecto secundario y, por lo general, no es una señal de que su cáncer está creciendo (aunque sabemos que puede dar miedo).

Los ganglios linfáticos agrandados pueden sentirse sensibles al tacto y deberían desaparecer por sí solos, pero a veces pueden durar varias semanas. Debe alertar a su médico tratante si los ganglios linfáticos agrandados no comienzan a mejorar dentro de las tres o cuatro semanas posteriores a su segunda dosis.

Programación de la vacuna y el tratamiento del cáncer

Si tiene una vacuna disponible, puede ser apropiado retrasar el inicio de algunos tratamientos contra el cáncer que no sean urgentes hasta que se haya completado la vacunación. La mayoría de los tratamientos contra el cáncer, sin embargo, no deben retrasarse para las vacunas. Su tratante puede aconsejarle sobre el momento de la vacunación con respecto a su tratamiento contra el cáncer. Dependiendo de los tipos de tratamiento contra el cáncer que haya recibido o esté recibiendo, puede haber otras consideraciones especiales.

La doctora Moore analiza lo que se debe considerar para muchos tipos de tratamiento contra el cáncer con respecto a la vacuna, aunque se recomienda hablar siempre con su propio equipo de oncología en primer lugar:

 Para pacientes que reciben quimioterapia u otros tratamientos inmunosupresores: En general, se recomienda recibir cualquiera de las vacunas durante la quimioterapia. Pero debido a que las vacunas pueden causar fiebre dentro de las primeras 24 a 48 horas, es preferible recibir las vacunas en un momento en el que no se espera que sus recuentos de glóbulos blancos sean bajos. Esto se debe a que si tiene fiebre cuando sus recuentos sanguíneos son bajos, puede requerir hospitalización. En algunas circunstancias, puede ser apropiado retrasar la vacunación hasta después de completar tratamientos de quimioterapia muy intensivos, como los que se administran como terapia de inducción para la leucemia aguda.

 Para pacientes que reciben inmunoterapia: para la mayoría de los pacientes que reciben inmunoterapia para el cáncer, está bien continuar con la vacunación y no es necesario interrumpir la inmunoterapia.

 Para pacientes que reciben medicamentos esteroides: Los corticoides pueden reducir la respuesta a la vacuna COVID-19. Si necesita corticoides como parte de su tratamiento contra el cáncer, debe discutir el momento de la vacunación con médico tratante.

 Para pacientes que reciben rituximab, blinatumomab, globulina antitimocitos, alemtuzumab y otras terapias que reducen los linfocitos: Estos tratamientos pueden afectar a los linfocitos, que son una parte importante de la respuesta inmunitaria a las vacunas COVID-19. La vacunación puede ser más eficaz si se retrasa durante al menos tres meses después de completar estas

terapias. Sin embargo, si las tasas de COVID-19 son altas en su comunidad, se debe considerar el beneficio de la protección parcial de la vacunación durante o poco después del tratamiento.

 Para pacientes que reciben tratamientos hormonales: No se espera que los tratamientos endocrinos u hormonales para el cáncer, incluidos el tamoxifeno, los inhibidores de la aromatasa, los análogos de la LHRH y los antiandrógenos, alteren la seguridad o la eficacia de las vacunas.

 Para los pacientes que reciben IVIG: para la mayoría de los pacientes que reciben IVIG, está bien continuar con la vacunación y no es necesario interrumpir la terapia con IVIG.

 Para pacientes que reciben radioterapia: para la mayoría de los pacientes que reciben radioterapia, se recomienda continuar con la vacunación y no es necesario interrumpir la radioterapia.

 Para los pacientes que se someten a una cirugía: para la mayoría de los pacientes que se someten a una cirugía relacionada con el cáncer, se recomienda continuar con la vacunación. Dado que la fiebre puede aparecer en las primeras 24 a 48 horas después de la vacunación, es mejor evitar programar su vacunación dentro de unos días de la cirugía planificada, ya que la fiebre puede resultar en la cancelación de la cirugía. Para aquellos que se someten a una esplenectomía, debe recibir la primera dosis de la vacuna al menos dos semanas o más antes de la cirugía, si es posible.

 Para los pacientes que se han sometido a una cirugía de los ganglios linfáticos axilares: Los pacientes que se han sometido a una cirugía para extirpar los ganglios linfáticos en el área de la axila, incluidos muchos pacientes con cáncer de mama, pueden desear recibir su vacuna en el brazo opuesto al de la cirugía del cáncer. Es posible que el agrandamiento de los ganglios linfáticos como resultado de la vacuna COVID-19 pueda exacerbar el linfedema (hinchazón del brazo). Algunas personas pueden haberse sometido a una cirugía de los ganglios linfáticos axilares en ambos lados; en esos casos, es posible que desee hablar con su proveedor de atención médica sobre qué lado podría tener menor riesgo si se produjera un agrandamiento de los ganglios linfáticos.

 Para pacientes que se han sometido a un trasplante de células madre o terapia con células CART: Los pacientes que se encuentran dentro de los tres meses de un autotrasplante de células madre y aquellos que han tenido un trasplante alogénico de células madre o terapia con células CART deben hablar con su proveedor de atención médica sobre el momento de la vacunación. Además, aquellos con enfermedad injerto contra huésped aguda grave y aquellos con recuentos bajos de células B deben discutir con su proveedor si se debe retrasar la vacunación.

 Para pacientes sometidos a fotoféresis extracorpórea o plasmaféresis: Existe la posibilidad de que estos tratamientos interfieran con la respuesta a las vacunas COVID-19. Cuando sea posible, se recomienda programar la fotoféresis y plasmaféresis extracorpóreas al menos dos semanas después de la vacunación con COVID-19.

 Para pacientes que han tenido reacciones alérgicas graves a la quimioterapia o tratamientos con anticuerpos monoclonales: Los ingredientes de la vacuna polietilenglicol y polisorbato se pueden encontrar en una variedad de medicamentos de quimioterapia y anticuerpos monoclonales. Si experimentó anafilaxia u otras reacciones alérgicas graves a las terapias contra el cáncer, se recomienda consultar con un alergólogo antes de recibir la vacuna.

 Para pacientes con antecedentes de otras reacciones alérgicas graves: Los pacientes con reacciones alérgicas inmediatas a la primera dosis de una vacuna de ARNm COVID-19 no deben recibir la segunda inyección a menos que sean evaluados por un alergólogo y estén autorizados.

 Para pacientes que ya han tenido COVID-19: En general, se recomienda que reciba la vacuna COVID-19 incluso si ya estaba infectado con el virus, aunque puede optar por esperar de tres a seis meses después de su enfermedad.

Es crucial que todos sigamos las recomendaciones de seguridad durante un tiempo más, incluido el lavado de manos, seguir las recomendaciones de distanciamiento social y físico y seguir usando una mascarilla incluso después de haber sido vacunado.