Noticias Locales

¿POR QUÉ LO PERMITIMOS?

Compartir

Patricio Valdivieso Espinosa
pavevaldivieso@hotmail.com

Cada que nos enteramos de un nuevo acto de corrupción, nos vuelve a retumbar en la cabeza, la pregunta: ¿por qué lo permitimos? si todos los días queremos denunciarla, combatirla y desterrarla. Y, en cada caso, como un cuento de nunca acabar, se van ampliando las interrogantes: Si estamos de acuerdo en combatir la corrupción, porqué la permitimos, dejando que nos gobiernen mafias y delincuentes; o, que regresen los mismos de siempre. Si estamos de acuerdo que el Estado está obligado a formar profesionalmente a nuestros hijos, porqué les permitimos, que los dejen sin cupo en las Universidades públicas, destruyendo su futuro, y no hacemos nada para exigirlo.

Si estamos convencidos que el regalo más grande de nuestra existencia después de la vida, es la libertad, porqué les permitimos, que a ciegas un grupo de astutos representantes, nos la arrebaten dictando leyes acomodaticias; o, que el presidente, prefecto o alcalde nos la coarten, tomando decisiones rapaces, codiciosas e insaciables, para beneficiar a sus exclusivos grupillos de poder. Si estamos convencidos que mentir, robar y ser ociosos, daña la sociedad que cohabitamos, porqué permitimos que proliferen políticos mentirosos, gobernantes mañosos y servidores vagos, que se han adueñado de las instituciones.

Si sabemos que las enseñanzas primarias en valores, se aprenden en casa, porqué permitimos que nuestros hijos sean adoctrinados con nuestros errores o sean aleccionados por los factores externos, y no hacemos nada por protegerlos. Porqué si sabemos que la mayoría de fechorías de los intocables, son manipuladas con noticias falsas en redes sociales, u ocultadas por noticias acomodadas o silenciadas en ciertos medios tradicionales, seguimos siendo parte de esa audiencia engañada, y no valoramos y escogemos sólo aquellas informaciones que salen de fuentes libres, verticales y veraces. Porqué si sabemos que la religión sigue siendo la poca reserva moral que nos queda a la humanidad, aplaudimos la proliferación de sectas que buscan dividirnos, provocando una tormenta llena de inseguridad, incertidumbre y rencillas entre hermanos.

El permitir o no barbaridades está en nuestras manos, más aún, cuando lo que necesita el país, no sólo son buenos políticos, sino cambios de fondo que los podemos alcanzar cuando el pueblo simple y llano tome conciencia, pues, realmente, somos quienes permitimos que las cosas pasen.

Lastimosamente, hoy por hoy, al parecer, la gente sigue contentándose con el circo político, permitiéndoles larga vida a los payasos; puede sonar disonante, pero ya basta de payasos. En definitiva, lo que necesitamos es gobernantes capaces y probos; partidos y movimientos serios y no de alquiler; pero sobre todo, ciudadanos honestos y dignos, que reaccionen y no permitan que los políticos mediocres se sigan burlando de la gente.

Related Posts

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com