Notas Curiosas

¿Por qué las grandes tiendas están abandonando la Quinta Avenida en Nueva York?

Compartir

(La Nación.com).- Desde las grandes tiendas departamentales de la Quinta Avenida hasta las pequeñas boutiques de diseño en el Soho, Manhattan se estableció hace mucho tiempo como uno de los centros más exclusivos para hacer compras en el mundo.

Pero en los últimos años, la capital americana de la moda se ha visto empañada por los cierres consecutivos de tiendas, ya que las altas rentas y el aumento del e-commerce complican cada vez más a los locales veteranos de ladrillo y cemento.

Las imágenes de millones de turistas que subían y bajaban frenéticamente las escaleras mecánicas de las monstruosas tiendas con las manos llenas de bolsas podrían convertirse en recuerdos del pasado, luego de que marcas como Gap, Tommy Hilfiger, Lord & Taylor y Polo Ralph Lauren cerraran sus puertas en los últimos meses.

En una conferencia en noviembre, Art Peck, CEO de Gap, dijo que la compañía buscaría cerrar “cientos” de tiendas Gap a medida que cambia el enfoque del crecimiento a la rentabilidad.

“La decisión incluye algunas tiendas emblemáticas en todo el mundo que estamos evaluando con un ojo objetivo sobre cuáles proporcionan el valor suficiente para mantener. Colectivamente, las grandes tiendas tienen una contribución negativa significativa”, explicó Peck.

Por su parte, Abercrombie anunció en mayo que cerraría tres de sus grandes ubicaciones: una tienda en Milán, una en Fukuoka, Japón y otra de la marca Hollister en el área del Soho de Manhattan. El anuncio se produjo después de que la compañía de retail para adolescentes cerrara sus locales en Hong Kong y Copenhague.

Otras empresas están reinventando el concepto principal en lugar de abandonarlo por completo. Nike, por ejemplo, abrió una tienda de más de 20.000 metros cuadrados en la Quinta Avenida a fines del año pasado que no tiene cajas registradoras. Permite a los clientes ver detalles de los artículos que se muestran en un maniquí escaneando un código QR y luego envían esos artículos a un probador o un punto de retiro designado. La nueva tienda de Levi Strauss & Co. en Times Square cuenta con vestuarios más grandes con botones de llamada y sastres que pueden agregar adornos y parches a los jeans de los clientes.

Fin de una era

Los que todavía se aferran al viejo concepto, sin embargo, enfrentan más dificultades. La última víctima podría ser Barney’s New York, que abrió su tienda de 10 pisos en Madison Avenue en 1993, pero ahora corre el riesgo decir adiós a su icónico edificio. Las altas rentas y un cambio dramático hacia el e-commerce lo están presionando para evaluar las opciones de reestructuración, incluida la posible bancarrota.

Joseph Aquino, quien dirige su firma de servicios inmobiliarios homónima, dice que los días de la mentalidad de “comprar hasta caer” en Madison Avenue popularizada por la exitosa serie de HBO “Sex in the City” han terminado.

“Estamos en la fase en la que muchos compradores más jóvenes no quieren ir a la calle principal. Se sientan y compran en línea y eso es contra lo que estamos luchando”, dijo Aquino.

El concepto de una “tienda madre” tiene más de un siglo de antigüedad y solía estar limitado a la tienda más grande de las cadenas de retail, una en su primera ubicación o la más destacada. Pero en los últimos 20 años, el frenesí de las grandes tiendas se apoderó y los minoristas desde Gap a H&M los consideraron un santuario imprescindible para sus marcas, abriendo múltiples locales en múltiples ubicaciones. No solo eso, sino que estaban dispuestos a pagar sumas exorbitantes de dinero para exhibir su mercancía en corredores de lujo.

Sin embargo, los alquileres han aumentado tanto que muchos minoristas ya no pueden justificar el alto precio, especialmente a medida que más personas cambian su forma de comprar y las tiendas físicas pierden tráfico peatonal.

CoStar Group, una firma de investigación inmobiliaria, examinó el arrendamiento minorista en corredores de lujo en siete ciudades: Lincoln Road de Miami, Golden Triangle de Los Ángeles, Magnificent Mile de Chicago, el distrito de Georgetown de Washington DC, Newbury Street de Boston, la Quinta Avenida de Manhattan y Union Square de San Francisco. Encontró que la tasa de vacantes se disparó hasta el 7% el año pasado desde el 3% en 2017, mayor que el 4% que esas áreas vieron en la Gran Recesión.

El año pasado, la cantidad neta de metros cuadrados de tiendas de retail perdidos en estos corredores superó los 107.000, batiendo la pérdida de 65.000 metros cuadrados de 2009. El detrimento fue exagerado por el cierre de la gigantesca tienda de Macy’s en Union Square de San Francisco, pero CoStar descubrió que incluso si excluía ese negocio, cada corredor de compras de alta gama que rastreó vio una tendencia de debilitamiento.

Las cosas están cambiando

Como resultado, los alquileres en Madison Avenue y Fifth Avenue se han visto afectados debido a la caída de la demanda de estos lugares. Pero muchos analistas creen que no han caído lo suficiente. De hecho, los alquileres comerciales en 45 de las 60 ciudades, incluidas Nueva York, Los Ángeles y Miami, son más altos que en 2009 cuando la economía estaba en recesión, según datos de CBRE, una empresa de servicios inmobiliarios comerciales. En el caso de la tienda Madison Avenue de Barneys New York, el propietario allí aumentó su alquiler a $US 30 millones de $US 16 millones a principios de este año.

Aún así, las grandes tiendas no están muertas. Muchas compañías como Nike y Levi’s están adoptando nuevas versiones que atraen a los compradores con menos mercadería y más experiencias de alta tecnología.

“Los compradores compran de manera completamente diferente. No necesitas un surtido completo. Deben convertirse en una experiencia [las tiendas], permitiendo que los clientes sepan quién eres en lugar de vender cosas”, dijo Stacey Widlitz, presidente de SW Retail Advisors..

Un número creciente de empresas de retail también está pensando en menor escala. Hollister, por ejemplo, está adoptando tiendas reducidas que ofrecen servicios en línea y envíos globales.

“Nuestros clientes continúan queriendo tiendas más pequeñas e íntimas donde puedan interactuar con los vendedores y nuestros prototipos más pequeños han demostrado una mayor productividad”, dijo Abercrombie en un comunicado.

Agencia AP

Related Posts

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com