Compartir

TULCÁN.- (@srradioEc).- Con el propósito de fomentar la actividad física en la población, la mañana de este dos de noviembre se realizó: «La Primera Ruta de los Colores». El evento partió desde el parque Central, frente a la municipalidad de la capital carchense.

Con la presencia de 250 amantes al ciclismo y la participación del burgomaestre Cristian Benavides se efectuó este ciclo paseo turístico, que tiene un trazado de 27 kilómetros, con tramos exigentes durante el recorrido.

El primer personero aprovechó la ocasión para enviar a la distancia un saludo a nombre del pueblo tulcaneño al pedalista World Tour, Richard Carapaz, quién está brindando todo su esfuerzo y satisfacciones en la Vuelta a España.

«Ñeque, fuerza y berraquera, son los deseos de todos los carchenses», enfatizó el alcalde Benavides. Esta edición permitió a los participantes conocer las viviendas de los ganadores del concurso denominado “Los Colores De Tulcán”, que se efectuó hace un año y en las que se exhiben los más bonitos, variados y coloridos geranios del cantón.

La autoridad cantonal anunció que hay muchas sorpresas y proyectos en marcha como: “La Casa del Ciclista”, «El Museo del Ciclista», entre otras iniciativas. Para Geovanna Polo, directora de Medio Ambiente y Riesgos, esta ruta busca despertar la fuerza de campeón que cada uno llevamos dentro e incentivar este deporte.

Los inscritos después de salir del parque central, continuaron por las calles: Olmedo, Maldonado, Jerónimo Carrión, Tulcanaza y Andrés Bello, en el casco urbano, en medio de una caravana multicolor y la emotividad de decenas de seguidores del deporte «Bandera» en Carchi.

Al salir de la urbe en los «caballitos de acero» tomaron una ruta empedrada, llegando a una de las casas triunfadora del concurso, ubicada en La Rinconada, donde los propietarios vistieron de colores y aromas a los geranios en este hermoso rincón de la ruralidad tulcaneña.

Allí, degustaron la tradicional miel con quesillo y se brindó una explicación sobre los cuidados que diariamente da la reina de este hogar a estas plantas para que siempre se vean llamativas y sean admiradas por los vecinos de la zona.

Tras esta parada, los deportistas se dirigieron a Chapués para cumplir un segunda pausa, en la que labriegos del sector dieron la bienvenida a los visitantes en este feriado. En esa comunidad la propietaria convidó exquisitos pasteles acompaños de un vaso de chicha fría.

Con el transcurso de la mañana los ciclo paseantes arribaron a Calle Larga, avistando hermosos parajes y casas adornadas por geranios, especie emblemática de Tulcán. En ese sitio los 250 aficionafos disfrutaron del plato tradicional de la gastronomía tulcaneña, en el que se confunden el choclo, los mellocos, las habas, acompañados de un trozo de queso.

Desde este mirador es posible observar el Chiles y el Cumbal, dos elevaciones majestuosas e imponentes, que custodian la frontera ecuatoriana-colombiana.

Luego de un ligero descanso se dirigieron

al último punto, en los exteriores del aeropuerto Lui Mantilla, donde desarrollaron actividades lúdicas, para finalmente llegar al parque Isidro Ayora, sitio en el que fueron recibidos por centenares de tulcaneños.

María Belén, amante del ciclismo, sugirió al alcalde repetir esta actividad por ser beneficiosa para la mente, cuerpo y espíritu. Agradeció al grupo mecánico que acompañó en el recorrido, que estuvo lleno de emociones y sensaciones.

Para Zaida Portilla se trata de un trayecto espectacular: «He realizado ejercicio físico en compañía de mi familia y amigos. Mientras que Karen Vallejo coincidió con Zaida al manifestar que vivió grandes momentos y recomienda que este recorrido se institucionalice cada año.

Al cierre de «La Ruta de los Colores» hubo premios y sorpresas para los participantes, quienes recibieron una medalla que premió el esfuerzo y reconoció el amor a este disciplina que está arraigada en el territorio carchense.