Política

Nueva ley garantiza la libertad de expresión y democratiza la comunicación, opinan asambleístas

Compartir

Quito.- “La Ley de Comunicación garantiza el ejercicio y la vigencia de los derechos a la comunicación y permite aplicar de forma efectiva la libertad de expresión, la libertad de información, la democratización de la comunicación, el libre acceso a la información pública y se creará la Superintendencia de Información y Comunicación que vele por el cumplimiento de las disposiciones de la ley”, manifestó la asambleísta Betty Carrillo, ex presidenta de la Comisión de Comunicación.

Resaltó que el Ecuador tiene la ley luego de más de 1300 días del mandato constitucional, la misma que ha sido construida con múltiples actores como las organizaciones de radios comunitarias, discapacitados, productores audiovisuales, publicistas, periodistas, comunicadores y demás actores de la comunicación, cuyas propuestas y observaciones constan en esta ley. Nuestro país soberano tiene una normativa que garantiza los derechos de los periodistas, la promoción equitativa del artista ecuatoriano y una responsable libertad de expresión para todos los ciudadanos, enfatizó.

No ha sido un camino fácil, pero con perseverancia y compromiso con nuestros mandantes se ha logrado cumplir el mandato constitucional y elaborar las leyes para el país que soñamos; es por ello que se vuelve fundamental legislar a favor de todos los ecuatorianos, no solo como una forma de protección de sus derechos, sino también como una forma de manifestar el reconocimiento de una sociedad en donde la comunicación es fundamental, reiteró.

Democratización del espectro radioeléctrico

A su vez, el asambleísta Eduardo Zambrano sostuvo que la nueva ley, que acabará el festín de las frecuencias, prevé la democratización del espectro radioeléctrico, que es patrimonio de todos los ecuatorianos: 33% para medios privados, 33% para medios públicos y 34% para medios comunitarios, lo que beneficia a las comunidades indígenas, afrodescendientes y montubias.

Todas las personas tienen derecho a recibir información veraz, verificada oportuna y contextualizada sin censura previa, pero con responsabilidad ulterior, manifestó el legislador, al anotar que la normativa aboga por la libertad de expresión sin que existan monopolios mediáticos, permite acabar la programación desorientadora, discriminatoria, sexista, que hace apología de la violencia. Estamos satisfechos por la aprobación de la Ley de Comunicación que permite a los ciudadanos y ciudadanas defenderse de los abusos de la prensa mercantilista, subrayó.

Una ley oportuna y necesaria

De su lado, el asambleísta Esteban Melo comentó que la Ley de Comunicación es necesaria y oportuna, tanto para los profesionales del periodismo, como para los estudiantes de esta carrera y para los ciudadanos en general.

La aprobación de esta ley hará que que se respete el derecho que tenemos todos y todas a recibir una información veraz, propender a la libertad de dar, producir y difundir información; servirá para redistribuir las frecuencias, garantizar la libertad de expresión sin censura previa, pero con responsabilidad ulterior.

Igualmente, expresó que el proyecto desarrolla los derechos fundamentales de la comunicación consagrados en la Constitución y en varios instrumentos internacionales de Derechos Humanos, por ejemplo, determina que los pueblos y nacionalidades indígenas, afroecuatorianos y montubios tienen derecho a producir y difundir en su propia lengua, contenidos que expresen y reflejen su cosmovisión, cultura, tradiciones, conocimientos y saberes”, con el objetivo de lograr un Estado plurinacional y pluricultural de derechos.

Sin lugar a dudas, esta es una ley que beneficia y fortalece la democracia y libertad de expresión en un país que se transforma a pasos agigantados, empieza una nueva era de un periodismo libre, ético y responsable, recalcó.

Libertad de expresión y opinión

Por último, la vicepresidenta de la Comisión de Participación Ciudadana y Control Social, Dora Aguirre, señaló que la ley busca evitar la manipulación o distorsión de la información pública y privada y es el resultado de la demanda de diversos sectores por un derecho efectivo a la comunicación y a una verdadera libertad de expresión, que forma parte de propuestas reivindicativas, recogidas en la Constitución de 2008 y ratificada en la consulta popular del 7 de mayo de 2011.

Así mismo, la legisladora destacó que el Consejo de Regulación y Desarrollo de la Información y la Comunicación contará con personalidad jurídica, autonomía funcional, administrativa y financiera, cuya finalidad será diseñar e implementar las políticas públicas de comunicación relativas a sus competencias y ejercer las potestades regulatorias en el ámbito de sus atribuciones. Estará integrado por un representante de la Función Ejecutiva, uno de los Consejos Nacionales de Igualdad, uno del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social, uno de los Gobiernos Autónomos y uno del Defensor del Pueblo.

Manifestó que uno de los aspectos destacados es el impulso a la producción audiovisual nacional, destinando de manera progresiva, al menos el 60% de su programación diaria en el horario apto para todo público y el 10% debe ser producción independiente, mientras que la publicidad tiene que ser producida en el país por lo menos 80%.

Finalmente, explicó que la norma garantiza los derechos de los comunicadores en lo referente a cláusula de conciencia, reserva de la fuente, mantener secreto profesional, libre ejercicio de la comunicación, profesionalización para programación permanente, derechos laborales de los trabajadores de la comunicación, se contempla la obligación para que la nómina de los medios de comunicación de carácter nacional, tengan criterios de equidad y paridad entre hombres y mujeres; de personas con discapacidad y que garantice la participación intergeneracional.

Related Posts

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com