Internacional Noticias Destacadas

Nancy Pelosi, la directora de orquesta para abrir un “impeachment” a Trump

Compartir

Washington.- (EFE).- La política más poderosa de EE.UU., la demócrata Nancy Pelosi, ha puesto la partitura y los legisladores están escribiendo las notas del proceso para abrir un juicio político contra el presidente Donald Trump, que ha convertido a la veterana congresista en uno de los blancos favoritos de sus ataques en Twitter.

Pelosi marcó los primeros acordes para un “impeachment” contra Trump el 24 de septiembre pasado cuando anunció una indagación sobre las presiones del mandatario a Ucrania para que investigara a su rival político, el exvicepresidente Joe Biden -actual precandidato demócrata para las elecciones presidenciales de 2020- y su hijo Hunter por presunta corrupción en este país.

Debido a su activo papel en el proceso, esta veterana congresista que lleva representando a San Francisco (California) desde 1987 suele despertar la ira de Trump, quien, sin ir más lejos, se burló de su dentadura la semana pasada.

UNA POLÍTICA PIONERA

Pelosi, nacida hace 79 años en Baltimore (Maryland), se convirtió en 2007 en la primera mujer en presidir la Cámara Baja del Congreso de EE.UU., un puesto que ocupó hasta que en 2011 los demócratas perdieron la mayoría en el hemiciclo.

La representante por San Francisco, donde vive junto a su marido -el inversor Paul Pelosi-, volvió a ser la tercera en la línea sucesoria presidencial, detrás del vicepresidente, en enero de este año al ser reelegida como máxima autoridad en el Congreso.

Sin embargo, muchos demócratas vieron con recelo su nominación al considerarla la viva encarnación del aparato del partido, una adalid de la vieja guardia y una figura centrista que dificultaría el inicio de un juicio político a Trump.

DIRECTORA DE ORQUESTA

Durante meses, Pelosi dijo “no” al juicio político porque, como líder de la mayoría demócrata en la Cámara de Representantes, su misión siempre es proteger la bancada y evitar cualquier decisión que les perjudique de cara a las elecciones de 2020.

Algo que cambió cuando en septiembre siete demócratas moderados publicaron una columna de opinión en el diario The Washington Post para pedir que se juzgara políticamente a Trump por su llamada a su homólogo ucraniano, Vladímir Zelenski, en la que le pedía que investigara al exvicepresidente y precandidato demócrata a la elecciones presidenciales, Joe Biden, y a su hijo, Hunter por presunta corrupción en ese país.

Esto llevó a Pelosi a dar luz verde al inicio de una investigación para abrir un “impeachment” y a tomar la batuta para dirigir el proceso, del que ha marcado el ritmo, el tono y el discurso.

Fue la presidenta de la Cámara de Representantes quien decidió iniciar la investigación, quien fijó las pautas de esta y quien escogerá a los legisladores que harán de “fiscales” en el juicio político en el Senado.

La enemistad política entre Trump y Pelosi es previa al inicio de este proceso.

A principios de este año se negó a permitir que el mandatario pronunciara el discurso sobre el Estado de la Unión ante la Cámara Baja hasta que se reabriera la Administración, que permanecía parcialmente cerrada debido a la falta de consenso político para aprobar su presupuesto.

Tras la llegada a un acuerdo, Trump pudo finalmente dirigirse al Congreso en un discurso que Pelosi aplaudió con sorna, creando una imagen que quedará para la historia de la política estadounidense.

El inicio en la Cámara Baja de las investigaciones para el juicio político al jefe de Estado solo ha contribuido a resentir más su relación.

Recientemente, Pelosi perdió los papeles al ser preguntada si le movía el odio para impulsar la investigación contra Trump, ante lo que respondió que, “como católica”, ella no odia a nadie.

UNA MÁQUINA DE HACER DINERO

Pelosi es conocida por ser una máquina de recaudación para los demócratas, pues ha obtenido más de 700 millones de dólares en donaciones a su partido en los últimos dieciséis años.

Algo que ya hacía en San Francisco antes de dar el salto a la vida pública: Madre de cinco hijos, trabajó como voluntaria en algunas campañas demócratas. En 1976 fue parte del equipo de campaña del gobernador de California Jerry Brown, a quien también ayudó en 1980 en su fallido intento por convertirse en el candidato del Partido Demócrata en la elecciones presidenciales.

Sin embargo, no fue hasta que alcanzó los 47 años, después de que el último de sus vástagos acabara la escuela secundaria, cuando decidió presentarse como representante en el Capitolio por uno de los distritos de su ciudad.

MADRINA DEL “OBAMACARE”

El inicio del proceso de investigación para un juicio político a Donald Trump no ha sido el único logro histórico como presidenta del Congreso para esta política que en 2002 tomó las riendas del Partido Demócrata tras el descalabró electoral que sufrió ese año.

Su mayor triunfo legislativo fue conseguir que se aprobara la reforma sanitaria de 2010, conocida como “Obamacare”, debido a que fue impulsada bajo el mandato del presidente Barack Obama (2009-2017).

Una éxito político del que se ha declarado “orgullosa” en más de una ocasión.

Related Posts

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com