Noticias Locales

Mujeres de princesas a heroínas

Compartir

Marlon Tandazo Palacio
@marlontandazo

Una de estas tardes entre semana, al pasar por un parque de Loja, me llamó la atención la algarabía que se vivía en la cancha. Aprecié que quienes ocupaban el sitio eran todas mujeres. Jugaban al fútbol, eran de distinta generación y condición, lo supe al ver a un par de niños, al borde del terreno deportivo, alentar a su mamá que jugaba en uno de los equipos.

Más tarde, de vuelta a casa tomé un taxi y al ingresar al auto, me sorprendió escuchar el saludo de una suave voz; era una conductora. Mientras arrancaba el vehículo, curioso aprovecho para saber más de su trabajo. Me cuenta que es propietaria del auto, y esa ventaja, le permite combinar su actividad laboral con otras tareas; es madre de dos niños de nueve y siete años de edad, a quienes luego de recoger en la escuela, los lleva a casa para almorzar juntos; revisa las tareas que tienen, les deja indicaciones, los encarga a su suegra que vive cerca y sale nuevamente a trabajar en su taxi, hasta que llegue la hora de volver a casa para preparar la cena en la noche.

Al bajarme del taxi, pasa por mi cabeza la idea de que los hijos de estas mujeres, son niños que crecen con otra cosmovisión, otra mentalidad de ver la vida.

Hoy en el mundo somos 7 mil 715 millones de habitantes de las cuales, un 49.5% son mujeres, según datos de Naciones Unidas y Banco Mundial. En Ecuador, información del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC), da cuenta que al 2020 somos un poco más de 17.5 millones, el 51% son mujeres, que viven mayoritariamente en el área urbana de la región Costa, siendo Guayas el territorio que habita la mayor cantidad de mujeres por provincia. El sexo femenino en Ecuador tiene una esperanza de vida seis años más larga que la de los hombres.

Si nuestra Matilde Hidalgo, heroína del siglo XX viviera hoy, posiblemente le sorprendería ver cómo han avanzado las mujeres en el 2020, con relación a las de su generación, en varios aspectos: político, económico y social. No es que sean mejores o peores tiempos, simplemente son distintos momentos.

Hoy es más común ver a más niñas que se interesan por actividades de mayor impacto, más de una no se conforma con la autoimagen de ser “princesa”, estereotipo con el que crecieron sus antecesoras. Más de una niña hoy en día, sueña con dejar huella, en convertirse en una heroína de su época.

Hoy es más común apreciar a más mujeres que deciden ser o no ser madres, que optan por una vida con o sin marido, que se preparan y lideran. A más de una le preocupa menos encajar en estereotipos estéticos tradicionales. Son propietarias de su tiempo y recursos, organizan de otra manera su vida, configurando así una nueva sociedad, que es menos rebelde a aceptar que los tiempos han cambiado y que las tareas del hogar se disfrutan más, cuando son compartidas entre todos sus miembros.

Es verdad, que quedan muchos retos a superar como sociedad con respecto a la mujer, pero también hay que reconocer el camino que hemos avanzado.

Por eso este 8 de marzo Día Internacional de la Mujer, más que un día de celebración, es un paréntesis, para mirarnos al espejo como sociedad y despojarnos de aquellas taras que imposibilitan a nuestras mujeres resplandecer como seres humanos.

Related Posts

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com