Política

Moreno afirma que su primer año de Gobierno fue para “poner la casa en orden”

Compartir

Quito.- (EFE).- El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, aseguró hoy que su primer año de Gobierno ha estado dedicado a “poner la casa en orden”, devolver “el rumbo correcto a la economía” y prometió combatir la corrupción y no descansar hasta “recuperar todo lo robado”.

“Ha sido un año de poner la casa en orden, de limpiarla, de arreglarla para que todos podamos vivir en un lugar de paz, en un lugar confortable, en un lugar digno”, dijo el gobernante en un discurso sobre el primero de sus cuatro años de gestión.

El jefe del Estado indicó que se trató de una “limpieza seria, transparente, responsable y democrática”, y agradeció a los ecuatorianos por haberlo apoyado en esa “limpieza” mediante la consulta popular celebrada en febrero pasado.

En esa consulta se eliminó la reelección presidencial indefinida, así como la ley de plusvalía, a la que los empresarios atribuyeron la paralización del sector de la construcción.

Moreno, que llegó al poder con el apoyo de su excorreligionario Rafael Correa, quien por diferencias políticas se desafilió del movimiento Alianza País, con el que gobernó durante una década (2007-2017), reiteró hoy que no recibió la “mesa servida”, como había asegurado su antecesor.

“Desde hace un año, todos los días, estamos descubriendo con asombro y desilusión lastimosamente que la mesa estaba vacía”, dijo.

Y sin mencionar nombres, añadió: “Se lo llevaron todo, hago un esfuerzo por pensar que no lo hicieron intencionalmente. Tal vez para que el nuevo gobierno fracasara nos maquillaron los datos, las cifras, los montos, las encuestas, los análisis y hasta las proyecciones”, criticó.

Moreno aseguró que encontró un país “irresponsablemente endeudado” y apuntó que para pagar la deuda que le dejaron y ponerse al día en sus atrasos, tuvo que buscar financiación “por más de 14 mil millones de dólares, solo el último año”.

Pese a todo valoró que su gestión políticamente ha comenzado “bien”, porque lo hizo -dijo- junto al pueblo y dando prioridad al diálogo para reconciliar al país que estaba “distanciado por la política”.

Aseguró que ni quiere, ni le interesa ser el mejor presidente de la historia: “Lo que quiero es que nuestras instituciones sean las mejores de la historia, que funcionen libres, autónomas, sin injerencia de nadie”, apuntó.

En su informe de labores, recordó los tres objetivos de su Plan Nacional de Desarrollo “Toda una Vida”: derechos para todos durante toda la vida, una economía al servicio de la sociedad, y participación social.

Consideró que en sus primeros doce meses de desempeño ha devuelto “el rumbo correcto a la economía”, junto a la apertura de negocios con diversos países y una atención especial al sector privado, uno de sus principales motores.

“Fuimos sensatos, conscientes y realistas con la situación del país. Hemos diseñado un programa económico que nos da estabilidad, que devuelve al Estado su eficiencia, su efectividad y que mantiene la dolarización”, (en vigor desde 2000), señaló.

Añadió que con ese programa económico, la producción crece y se genera empleo, inversión y bienestar, y recordó que la empresa privada es “muy importante para generar empleo”, aunque reconoció que no ha atravesado “buenos tiempos últimamente”.

Ante la necesidad de más incentivos y estabilidad para invertir de la empresa privada, aprovechó para entregar a la Asamblea Nacional un proyecto de ley destinado a fomentar la productividad, atraer inversiones y generar empleo, entre otras medidas.

En otros temas, recordó que el Ejecutivo anterior ordenó la construcción de ocho centrales hidroeléctricas, de las cuales tres están en funcionamiento.

“En este año hemos visto -con dolor e indignación- la peor cara de la corrupción”, señaló al hablar de esos proyectos en los que -dijo- están “en el proceso de cobro de garantías para evitar un perjuicio mayor al Estado, pero el daño ¡ya está hecho!”.

Apuntó que insistirán en aplicar una “cirugía mayor contra la corrupción” para lo que enviará un proyecto de Ley de Extinción de Dominio, figura que permite que los bienes, producto de narcotráfico, corrupción, lavado de activos o delitos similares, se reviertan al Estado.

Y concluyó con un mensaje firme contra la corrupción: “No descansaremos hasta que se haya devuelto todo lo robado, porque juntos lo hemos hecho este año, porque juntos lo vamos a seguir haciendo”.

Related Posts