Compartir

Quito.- (@srradioEc).- En este feriado de Semana Santa, de acuerdo con datos estadísticos levantados por el Comité de Operaciones de Emergencia Nacional (COE-N), en el país, se impidió que se movilizaran 1.552.312 personas, que era uno de los objetivos de las medidas restrictivas decretadas el pasado 1 de abril mediante estado de excepción focalizado.

El Presidente del COE-N, Juan Zapata, manifestó que “en este feriado lo más importante era evitar la movilización y en cuanto al número de personas en el perfil costanero, en Carnaval hubo 97.910 ciudadanos que acudieron a las playas y en esta Semana Santa se registraron solamente 1.449, es decir 96.564 ciudadanos menos.

Además, se registró una disminución de -41% en la movilidad de autos, a escala nacional, el feriado anterior hubo 775.149 vehículos que se movilizaron y en Semana Santa se desplazaron 456.659, es decir se impidió que 1.273.960 pasajeros se movilicen en automotores livianos en los ejes viales del país. En terminales terrestres, dejaron de movilizarse 278.352 personas, un 48% menos”.

El Comité de Operaciones de Emergencia Nacional (COE-N), entre otras cifras, usa los indicadores estadísticos que genera diariamente el ECU 911 para ejecutar sus análisis y determinar medidas. Al comparar los feriados de Carnaval y Semana Santa del presente año, se registra una disminución del 3% en alertas y una reducción de 10% en emergencias reportadas; en 2020 hubo 24.645 avisos y este año 22.231.

La resolución del COE Nacional y la recomendación al Presidente de la República para que decrete un estado de excepción, justamente, antes de un feriado tenían dos objetivos fundamentales. El primero evitar la movilidad de ciudadanos por todo el territorio ecuatoriano especialmente por las ocho provincias que son las más complicadas y que están en estado de excepción focalizado y, sobre todo, impedir las aglomeraciones e incivilidades que se registraron en el eje costero en el feriado de Carnaval.

Además, Zapata indicó que se hace esta comparación “con el último feriado para que se observe la diferencia que existe en un feriado sin estado de excepción y medidas restrictivas y uno con la aplicación de estas medidas. En cuanto a alertas hubo una reducción del 3% y en el tema de emergencias una disminución de 10%. Lo más importante es el tema relacionado con las incivilidades porque estas están relacionadas directamente con el tema de contagios y capacidad hospitalaria”.

“Lastimosamente, las fiestas no se terminan —en horario de toque de queda y en horario sin toque de queda— y aumentan en un 49%; incluso se mantiene la tendencia y se llega a incrementos de hasta el 65%. Hacemos un llamado a la ciudadanía para que sea corresponsable”, enfatizó la autoridad.

Durante esta crisis sanitaria, paralelamente a la coordinación para atender incidentes y el monitoreo de cámaras videovigilancia, se ha ejecutado un trabajo permanente en la verificación de incivilidades desde las centrales ECU 911.

Las cámaras del ECU 911, operativas en el territorio nacional, permitieron monitorear la circulación vehicular y los espacios públicos.

Desde el COE Nacional, se hace un llamado solidario a que entre todos los ciudadanos hagamos una cruzada de vida con la colaboración y el compromiso de cada ecuatoriano para cuidar nuestra salud y la de nuestros seres queridos.