Compartir

Quito.- (@srradioEc).- La cadena láctea es puntal fundamental de la producción y alimentación del país, razón por la que el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) realiza programas de fomento que estimulan la asociatividad y el mejoramiento genético, mientras que la Agencia de Regulación y Control Fito y Zoosanitario (Agrocalidad) ejecuta acciones para asegurar su inocuidad y promover las buenas prácticas de producción agropecuarias para, de esta manera, incidir en todos los procesos hasta llegar a garantizar la calidad y seguridad alimentaria a los consumidores.

Como parte de estas estrategias, el MAG en el 2013, mediante Acuerdo Ministerial 394 estableció un precio mínimo de sustentación de leche cruda en $ 0,4192 centavos de dólar por litro, a lo que se le añade un centavo más por la certificación de predio libre de brucelosis y tuberculosis y un centavo más por estar certificado con Buenas Prácticas Agropecuarias, con la finalidad de mantener un precio justo en un mercado cambiante y diverso, como el de la leche.

De la misma manera, para afianzar integralmente la producción y sus mejores prácticas el Ministerio ha implementado paquetes tecnológicos pecuarios, subvencionados hasta en un 50% canalizados a través de BanEcuador.

Estos incentivos van desde la identificación animal, el recambio de hembras positivas a brucelosis para certificación de predios libres de esta enfermedad, la adquisición de centros de acopio y ordeñadoras móviles, y la mejora genética del hato.

Todas estas estrategias, para mejora de la producción, están acompañadas por la vigilancia y el control que Agrocalidad ejerce sobre la cadena, con la finalidad de garantizar la inocuidad del producto final, evitar enfermedades y asegurar la producción responsable y de calidad para los consumidores nacionales y extranjeros, controlar la presencia de contaminantes, el estado del producto, la cadena de frío respectiva, además de la presencia de suero, por ende, su falta de tinturado.

En lo que va del 2020 en el territorio ecuatoriano se han controlado 7’169.104,6 litros de leche cruda, con decomiso de 832.980 litros, por presencia de antibióticos, agua, adulterante, neutralizante y conservante, evitando que un producto que, por su contaminación, ya no se puede considerar alimento (leche), llegue a la mesa de aproximadamente 10.000 ecuatorianos.

De la misma manera en este año se supervisaron 32.130 litros de suero de leche líquido, resultando decomisados 1.720 litros por falta de tinturado.

Adicional a esto y tras la firma de un convenio interinstitucional con la Agencia de Regulación y Control Sanitario (Arcsa), Agrocalidad realiza varios operativos conjuntos de control al expendio y producto final para cerrar la vigilancia de inocuidad en toda la cadena láctea.

El MAG y Agrocalidad continúan impulsando acciones integrales para el fortalecimiento y mejora de prácticas de la cadena láctea en el país, con el compromiso de fomentar una cultura de producción responsable e inocuidad alimentaria, que permita posicionar a los lácteos ecuatorianos como emblema de una alimentación sana y de calidad.

Ecuador se nutre con leche, un súper alimento para todos los consumidores.