Nacionales

Maestros dicen que la Asamblea ha hecho justicia

Compartir

Quito.- La pantalla al fondo del Pleno se pintó de verde. Era el anunció de que todos los asambleístas presentes apoyan la lucha de los maestros jubilados, quienes pedían que se reconozca el incentivo a sus jubilaciones. Ya anunciado el resultado: 121 votos afirmativos, “Sí se puede”, “Sí se puede”, fue el grito que retumbó las barras altas.

Así fue. El Pleno aprobó el proyecto de Ley Interpretativa a la Disposición General Novena de la Ley Orgánica de Educación Intercultural para que los maestros que se acogieron a su retiro, a partir del 20 de octubre del 2018, tengan derecho a recibir el estímulo variable, según los años de servicio, tal como establece la Constitución, en su Disposición Transitoria Vigésimo Primera.

Con esa disposición desde el 2008 hasta el 2010, el gobierno debió cancelarles montos que van desde 30 a 36 mil dólares, pero, según uno de los dirigentes de los maestros, Luis Mora, se les pagó entre 12 y 16 mil dólares. Lo que reclaman, entonces, es que se les pague la diferencia y se respete la Constitución.

Alrededor de 8.600 maestros serían los beneficiados, según Carlos Chavarría vicepresidente nacional de la Coordinadora de Maestros del Ecuador.

Con la aprobación de la Ley, “al fin se cumple con el deber del Estado. Hemos esperado este derechos por diez años, desde que se aprobó la Constitución de Montecristi”, expresó Marcelo Albarracín, coordinador de los maestros jubilados de Cotopaxi. En cambio, para el coordinador de Azuay, Cañar y Morona Santiago, León Ortíz, los asambleístas han hecho justicia.

Sin embargo, este paso en el Parlamento es solo el triunfo de una batalla, señalaron. Les falta ganar la guerra. Quieren tener su dinero en sus bolsillos y construir sus casas, comprar sus medicinas, hacer tratamientos médicos o viajar.

La solución es fácil, según Ortiz. Explicó que se necesita alrededor de 700 millones de dólares: 160 millones para los jubilados del 2008 al 2010 y 520 millones para los del 2015 al 2017. Indicó que en la proforma del 2019 se registra una partida de 350 millones de dólares y que la diferencia podría sumarse con el dinero de las obras no ejecutadas en este año.

Mi trabajo en La Manga del Cura-Manabí-solo me alcanzó para educar a mis hijos. Ahora quiero dejarles una casa donde puedan vivir con tranquilidad, dijo Ortiz, con cuyo sueño comparte Gloria Barco, maestra jubilada de Babahoyo – Los Ríos.

“Nos vamos satisfechos. Hemos mantenido esta lucha hasta las últimas consecuencias. La Asamblea se ha puesto la camiseta de los jubilados, esperamos que ahora lo haga el gobierno”, sostuvo Chavarría.

Related Posts