Noticias Locales

Luchar contra la impunidad, para combatir la corrupción

Compartir

Milton Canuza Romero
miltonrene@gmail.com

“Necesitamos recuperar la confianza ciudadana, con un liderazgo marcado y con respuestas efectivas, rechazando la tolerancia a estos actos, denunciándolos e identificando directamente a los funcionarios que la practican”

No es agradable escuchar la palabra corrupción, sus sinónimos de putrefacción o descomposición hacen estremecer de solo imaginar el lado oscuro de esta palabra, pues corromper es el acto de echar a perder, depravar o podrir algo… como dije no es agradable, más aún cuando lo asociamos al sector público, pues aquí esta palabra (corrupción) se vuelve temible, porque incluso asocia la tiranía y las mafias enquistadas en el poder.

La corrupción está generando un gran perjuicio al estado y llevando al abismo la institucionalidad, vulnera el derecho de muchos ciudadanos, no permitiéndoles que puedan acceder a servicios públicos, a servicios básicos como agua educación, sanidad, transporte y más, en otras palabras, está quebrantando las bases del desarrollo de nuestras sociedades.

La corrupción está ligada directamente a la ética, pues este valor que forja el carácter, se ha perdido en la constante injerencia de la “política” y los intereses económicos de ciertos funcionarios que, valiéndose de sus acercamientos políticos son colocados en puestos claves para ejecutar actos deshonestos obedeciendo favores a ultranza, las “víctimas”, aquellos ingenuos y otros no tanto, que se prestan para cometer estos actos, a expensas que les favorezcan laboral o económicamente.

Pero ¿Qué podemos hacer, ante este difícil panorama que debilita la institucionalidad?

Si lugar a dudas, es una pregunta difícil de responder, cuando no se tiene definido un norte en la administración de una institución, cuando se carece de un plan que permita fortalecer la administración, más cuando existe, un fuerte enfrentamiento entre poderes público o grupos políticos. Sin embargo, el debate debe centrarse en buscar soluciones a este problema social para poder combatir la corrupción.

Necesitamos recuperar la confianza ciudadana, con un liderazgo marcado y con respuestas efectivas, rechazando la tolerancia a estos actos y denunciándolos e identificando directamente a los funcionarios que la practican. Advertir también, que el tema no solo es público, los particulares también se prestan para motivar estos hechos, incluso desde el lado de la ciudanía.

Debemos fortalecer la institucionalidad y robustecer la lucha contra la impunidad, es necesario fortalecer la autoridad de transparencia y acceso a la información pública, integrar los elementos de la ética pública, aplicar las herramientas administrativas para hacer frente a los problemas de ineficiencia, corrupción y desconfianza que padecen los gobiernos y administraciones públicas en todos los niveles de gobierno, a fin de lograr el desarrollo de una cultura política y administrativa que acompañe a los gobernantes y funcionarios.

¡Mientras haya aliento habrá lucha, sin claudicar!

Related Posts

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com