Farándula

Los cirujanos plásticos “piratas”, una amenaza en aumento en EE.UU.

Compartir

(Por Dr. Anthony Youn, especial para CNN).- Nota del editor: El médico Anthony Youn es un cirujano plástico en el área metropolitana de Detroit, Estados Unidos. Es el autor de ‘In Stitches’, una memoria humorística sobre crecer siendo un asiático americano y convertirse en médico.

(CNN) – Martha* había decidido someterse a un aumento de busto. Investigó médicos y encontró uno que pensó que estaba bien calificado; anuncios en revistas lo promocionaban como certificado por la junta de médicos y como un cirujano plástico importante en el área.

Martha se reunió con él para una consulta y se sometió al procedimiento en su oficina varias semanas después. Pero en su casa esa noche, descubrió una vista impactante:

Sus implantes mamarios estaban alojados en sus axilas.

La mañana siguiente, se apresuró a ir a la oficina del médico. Inspeccionó su pecho y, con una mirada extraña en su rostro, declaró, “nunca había visto esto antes”.

Martha decidió buscar otra opinión. Un nuevo cirujano explicó que el médico anterior había fracasado en el procedimiento. Necesitaría cirugía extensa para corregirlo.

Como si esto no fuera suficientemente malo, también le informó que su médico no era lo que afirma ser. Por supuesto, estaba certificado por la junta de médicos; pero no en cirugía plástica.

Su “cirujano plástico” en realidad era un oftalmólogo.

Historias como la de Martha están volviéndose más y más comunes en Estados Unidos. La cirugía plástica se ha vuelto el “salvaje oeste” de la medicina, con un número cada vez mayor de médicos realizando procedimientos cosméticos invasivos sin un entrenamiento o credenciales apropiadas.

Sólo en mi práctica en el área metropolitana de Detroit, me he horrorizado con docenas de trabajos fallidos. Una de mis pacientes, una hermosa mujer de 25 años, se quedó con marcas del tamaño de una mordida de tiburón en sus muslos y en su estómago después de someterse a una liposucción por láser por un médico de familia.

Un otorrinolaringólogo se llevó 12,000 dólares de una joven estilista por dos operaciones innecesarias: inserción de implantes mamarios del tamaño de una sandía y una liposucción en su abdomen. Los implantes eventualmente fueron removidos, y la liposucción dejó a su vientre como un desastre lleno de grumos y ondulado.

¿Por qué pasa esto?

Aunque las juntas médicas estatales regulan quién puede obtener una licencia para practicar medicina, no restringen a los médicos de efectuar procedimientos fuera de su entrenamiento o especialidad. Una vez que tienen su licencia, no hay una ley que les impida realizar cualquier procedimiento médico que quieran, siempre y cuando el paciente otorgue el consentimiento.

Como un cirujano plástico certificado por la junta de médicos, puedo realizar legalmente un remplazo de rodilla o histerectomía, procedimientos para los cuales soy completamente incompetente. Esta falta de regulación ha permitido que un número cada vez mayor de doctores de todo tipo (incluyendo ginecólogos, cirujanos generales e incluso médicos de emergencia) realicen abdominoplastias, liposucciones, liftings faciales y aumentos de busto.

Estos procedimientos casi nunca son realizados en hospitales de verdad. Los hospitales normalmente aprueban a sus cirujanos y les permiten practicar sólo dentro de su campo de entrenamiento y experiencia. Los médicos evitan esto realizando procedimientos cosméticos en sus propias salas de operación dentro de su oficina o en centros de cirugía ambulatoria, donde los requisitos de acreditación puede que no sean tan estrictos.

Así que, ¿por qué tantos médicos rechazan su especialidad y se convierten en cirujanos plásticos?

Una palabra: dinero.

La disminución de rembolsos médicos ha resultado en que más médicos busquen formas para mejorar su ingreso. Y la cirugía plástica es uno de los campos de la medicina que está a salvo de las compañías de seguros.

Así que un número cada vez mayor de médicos está finalizando sus prácticas médicas y abriendo centros de cirugía cosmética. Estos médicos aprenden lo básico de la cirugía plástica a través de cursos de fines de semana, siguiendo de cerca a otros médicos e incluso con seminarios en línea. Este aumento de cirujanos cosméticos mal entrenados ha hecho que la historia de Martha sea sólo una de muchas.

Si consideras someterte a una cirugía plástica, te imploro: haz tu tarea. Encuentra un cirujano plástico que esté certificado por la Junta Americana de Cirugía Plástica, la única junta de cirugía plástica que está reconocida por la Junta Americana de Especialidades Médicas, en el caso de Estados Unidos.

Para la cirugía plástica facial, un médico certificado por la Junta Americana de Cirugía Plástica Facial y Reconstructiva es considerado como un equivalente en todo el territorio estadounidense.

Considero un privilegio que mis pacientes pongan sus vidas y cuerpos en mis manos. Todos los cirujanos deberían. A cambio, tenemos la obligación moral de sólo realizar procedimientos en los que seamos completamente calificados.

Sin importar cuán bueno sea el pago.

*Los nombres de los pacientes y detalles de identificación han sido cambiados para proteger su privacidad. Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen solamente al médico Anthony Yuon.

Related Posts

Deja una respuesta

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com