Noticias Locales

LOJA: ¡CONVERTIDA EN CHINGANA!

Compartir

Patricio Valdivieso Espinosa
pavevaldivieso@hotmail.com

Si alguien dudaba del desbarajuste en que se iba a convertir nuevamente a Loja, debería en silencio y sin chistar: pagar su penitencia, hacer el acto de contrición social o por lo menos pedir disculpas del desatino electoral. Cuando vemos la ciudad de Loja transmutada en tierra de nadie, duele observar trémulos como las veredas del casco central y del sector Gran Colombia, han sido transformadas en chinganas, obligando a los peatones a saltar riesgos para poder transitar, porque ahora los nuevos dueños son más bravos. Es penoso sentir que la identidad cultural de una hermosa ciudad, se la destruye propiciando el desorden, permitiendo que se tomen las calles y las subasten en puestos por debajo de la manga.

Por su parte, los comerciantes formales que montaron sus negocios en estos sectores, están al borde de la quiebra, no sólo por la pandemia, sino por la competencia desleal que la autoridad ha dejado proliferar en las afueras de sus locales sin ningún control; se ven impotentes de luchar, no sólo contra un folclórico tráfico de influencias, sino contra quienes silenciosamente están a la cabeza de las mafias del desorden, donde aprovechándose de la falta de trabajo, el mamaluchismo que impera en su máxima expresión, recluta a gente humilde, subastándoles ubicaciones en las calles, para informalmente ponerlos a ejercer la venta al menudeo.

También es preocupante, que sumada a la terquedad del ciudadano que sigue adquiriendo en las calles, justificando y aplaudiendo el desorden, el gran problema es la salubridad, pues, la mayoría de productos carecen de un control de calidad, expendiéndose: mercaderías sin factura, artículos caducados, víveres rechazo, frutas en mal estado, etc. Nos preguntamos ¿para eso regeneraron el centro de la ciudad? para convertirlo en chingana; en donde además, proliferan los estruendosos sonidos de los parlantes colocados al ingreso de ciertos almacenes, que abusando de los compadrazgos, a viva voz, hacen uso del baratillo de ofertas mentirosas con promociones engañosas, alcahueteados por el descontrol.

Es lamentable ver como destruyen la paz de la ciudad, como traban el turismo citadino, como aflora la venganza contra la gente del casco central, convirtiendo por ejemplo: la peatonalizada 10 de Agosto en un mercado paralelo, o la 18 de Noviembre en una bahía andante. No se trata de especulaciones infundadas, se trata de visibilizar la debacle existente, más aún, cuando varios servidores públicos, muestran su impotencia y dicen estar atados de manos, porque la máxima autoridad, tiene acuerdos y compromisos con los que subastan el desbarajuste. Si no reaccionamos contra el quemeimportismo, exigiendo cambios urgentes, estamos destinados al abismo, un abismo afianzado en el mamaluchismo, que está haciendo de Loja una chingana.

Related Posts

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com