Noticias Destacadas Política

Las firmas detrás de las plataformas del Secob

Compartir

(Diario EL UNIVERSO).- Antes de ser asesor presidencial en vialidad, en el 2009, Salvador Jaramillo Vivanco ya había trabajado con Rafael Correa. Juntos dirigieron en 1986 la Federación de Universitarios Particulares: Correa era presidente y Jaramillo su vicepresidente.

“Desde entonces nos une una buena amistad. Cuando le presenté mi hoja de vida, me pidió que me quedara en el gobierno”, recordó Jaramillo en el 2010 cuando cumplió su primer año como asesor vial.

Salvador Jaramillo, ingeniero civil lojano de 59 años, era el encargado de supervisar a los ministerios de Transporte (MTOP) y de Vivienda (Miduvi), manejados –entre 2009 y 2015– por los entonces ministros María de los Ángeles Duarte, Walter Solís, Pedro Jaramillo Castillo, etc.

“Ha existido un alto grado de sinvergüencería y eso terminará”, advirtió el asesor presidencial a las fiscalizadoras y se comprometió a pagar las planillas a los contratistas ‘en 4 días, 3 horas con 33 minutos’.

Junto a la Plaza Cívica Quitumbe, en el sur de Quito, se levanta la plataforma gubernamental de lo social, contratada con el consorcio Tecnovía durante la gestión de Salvador Jaramillo Vivanco, en el 2015.

El Secob, que creó Correa en el 2011 adscrito al Miduvi, también entró bajo supervisión del asesor. En algunas fotos se observa a Salvador Jaramillo con Marcelo León y varios contratistas. León fue el segundo director del Secob y manejó $ 290 millones en adjudicaciones. Su antecesor, Juan Carlos Checa, dispuso de $ 1.500 millones.

Adherente de Alianza PAIS, Salvador Jaramillo se convirtió en el tercer director del Secob, una entidad a la que ingresaron al menos cinco de sus parientes en áreas de contratación, despacho y control. Su nombramiento llegó desde la Presidencia el 29 de abril de 2015. Vinicio Alvarado, secretario de la Administración Pública, lo presentó primero en la terna para el cargo, y el comité lo aceptó.

En Contraloría no consta el patrimonio que tenía Salvador Jaramillo al ingresar al gobierno de Correa, pero sí consta que del 2009 al 2015 adquirió un departamento en Quito por $ 185 mil, un carro por $ 23 mil, y que acumuló ahorros bancarios por $ 26 mil, y $ 204 mil en pólizas de inversión en Loja.

Salvador Jaramillo manejó $ 565 millones en adjudicaciones y concretó dos obras emblemáticas del régimen: las plataformas gubernamentales Financiera y Social. Lo hizo junto al exministro Pedro Jaramillo, quien, por orden de Correa, salió del Miduvi y pasó a trabajar en las gigantes plataformas.

La compañía china CAMC recibió la adjudicación de la estructura financiera, de 130.000 metros de construcción, por parte de Salvador Jaramillo por $ 197 millones en el 2015.

Su costo final llegó a $ 250 millones. “Este es un hito histórico”, dijo Correa al inaugurar la obra en el 2017. En el primer día, la plataforma se inundó.

Secob asegura que la Plataforma Financiera se afectó por problema en colectores externos

Entre los subcontratistas de esa obra en el 2016 figura el constructor Saúl Velasco Logroño, a quien la CAMC pagó$ 7,5 millones por los bloques 3, 4 y 9 de esa plataforma. “Era pilotaje, me parece que hicimos acabado, mampostería, enlucido. Mi contrato con los chinos era de $ 870.000, pero se firmaron adendas, es un contrato privado”, explica Velasco, representante del Consorcio de Puertos Artesanales (CPA) que construye por cerca de $ 70 millones las facilidades pesqueras de Manabí y Esmeraldas.

Con Velasco trabaja desde mayo del 2017 el hijo de Salvador Jaramillo, un ingeniero eléctrico del mismo nombre de su padre. “No le niego que pudo haber algún tipo de recomendación, yo no hago la selección”, afirmó Velasco, y aclaró que el contrato de los puertos no lo firmó Salvador sino su sucesor, Armando Bohórquez. “No tengo el teléfono del júnior”, dijo Velasco en alusión al hijo del exdirector del Secob.

Para la plataforma financiera, CAMC también subcontrató, por $ 1,5 millones (obras de contrapiso, relleno y desalojo), a Marco Cevallos Wated, primo de Jorge Wated, quien fue director del Secob de octubre del 2017 a noviembre del 2018. “Tengo entendido que somos parientes, pero no nos conocemos”, dijo Cevallos al referirse a su primo Jorge Wated.

Salvador Jaramillo adjudicó también a un consorcio –vinculado a Marco Cevallos Wated y su hermano– un contrato por $ 3,3 millones, para construir la Unidad del Milenio Charles Darwin en Cotopaxi. “Fue a través de una licitación, no tuvimos problemas con el Secob para el pago de planillas”, comentó Marco Cevallos.

CAMC además subcontrató por $ 2 millones varias obras al consorcio formado por Cubiertas Klaere e Ismaelworld. Esta última compañía y el asesor presidencial en plataformas, Pedro Jaramillo, son socios de Suiker S.A., empresa que gerenció en el 2014 María Clara Ordóñez, esposa de Marcelo León, antecesor de Salvador Jaramillo en el Secob.

Ordóñez también figuró como dueña de la empresa Clikgac en el periodo 2013-2016, lapso en el cual el gerente técnico de esta compañía, William Espinosa Guerrón, recibió de la gestión de Salvador Jaramillo cinco contratos por $ 13,7 millones para construir tres escuelas del milenio y un centro de salud, y una fiscalización.

Ismaelworld pertenece al grupo del constructor Francisco Suárez Salas, señalado como donante de $ 400.000 a Alianza PAIS en el caso Arroz Verde. La compañía Suárez Salas Constructores brindó servicios a CAMC por $3,1 millones y recibió contratos de los exministros Walter Solís, para el plan Socio Vivienda por $ 1,8 millones en el 2011, y de Pedro Jaramillo por $ 1,1 en el 2012.

La plataforma social, en cambio, Salvador Jaramillo la adjudicó por $ 98 millones al consorcio Tecnovía, formado por Suárez Salas Constructores y Tecnovía Madeiras Empedreitadas. La edificación, de seis pisos y con capacidad para tres mil funcionarios, se inauguró hace un año. En la nómina de este consorcio constaron desde septiembre del 2015 dos exasesores del extitular del Secob Marcelo León: Gisella Agudelo y José Yánez.

Meses antes trabajaron en la empresa Jacmart, de un hijo de Francisco Suárez y que recibió en 2012 un contrato por $ 1,1 millones. Yánez, Agudelo ni Suárez aceptaron entrevista.

Por $ 4,2 millones, Salvador adjudicó la Unidad del Milenio La Dolorosa, en Santa Ana, Manabí, a Foad Saud Benitez, primo de Gino Saud, exasesor de Marcelo León. “De no ser por su información no me habría enterado que los señores Saud Benítez tenían obra con el Secob, sabiendo que son familia nunca he tenido nexo con ellos”, aseguró Gino Saud.

La Dolorosa, con atrasos, se entregó en 2018. En Manabí, está atrasada la escuela Paján, contratada en 2015 por $ 4,5 millones con Franklin Cedeño, exservidor del MTOP. Este año, la obra se recontrató con Ismaelworld S.A., socia del exministro Pedro Jaramillo. (I)

Related Posts

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com