Internacional Noticias Destacadas

La SIP denuncia un “grave retroceso” de las libertades de prensa y expresión en Nicaragua

Compartir

(EFE).- La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) denunció hoy el “acoso” y “grave retroceso” que sufre la libertad de prensa en Nicaragua por parte de las autoridades y organismos policiales y pidió al presidente nicaragüense, Daniel Ortega, el “cese de la violencia y agresiones” contra periodistas.

La denuncia conjunta de la SIP y la organización Reporteros Sin Fronteras (RSF) subraya que la libertad de prensa y expresión está en “retroceso” en el país centroamericano como consecuencia de una “campaña de agresión sistemática, sostenida y permanente” por parte del Gobierno de Ortega.

Acusaron de esta “regresión en el ejercicio de las libertades” al Gobierno que “encabezan Ortega y sus esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo”.

La denuncia se concreta después de que la SIP, con sede en Miami, y la RSF mantuvieran más de una treintena de reuniones con representantes de la sociedad civil en su visita a Nicaragua del 13 al 15 de agosto.

En estas reuniones los ciudadanos nicaragüenses expresaron de forma “intensa, vibrante, plural y clara el reclamo de mayores libertades y una democracia sólida”.

Las dos organizaciones sin ánimo de lucro se mostraron alarmadas por las “denuncias recibidas por periodistas y medios de comunicación sobre los altos niveles de represión, incluso letal, por parte de fuerzas policiales en contra de participantes de protestas sociales y de periodistas que dan cobertura a estas protestas”.

Estas acciones de máxima violencia incluyen “agresiones por parte de grupos paramilitares que emplean contra la población armas de alto calibre, lo que ha atraído una escalada constante de víctimas mortales”, indicó la SIP en el comunicado.

Además, los periodistas y los ciudadanos agredidos “carecen de espacios donde presentar sus denuncias y reclamos ante organismos policiales y judiciales que no tienen la debida autonomía e independencia del poder político”.

Las prácticas de agresión contra de periodistas independientes se ha materializado en “amenazas, persecución, intimidación y campañas de difamación”, en especial en el interior del país, con casos graves como la explosión en las instalaciones de Radio Darío, en la ciudad de León, y el asesinato del periodista Ángel Eduardo Gahona en la localidad de Bluefields.

Desde el pasado 18 de abril, Nicaragua está sumergida en una crisis sociopolítica que ha causado, según diferentes organizaciones pro derechos humanos, entre 317 y 448 muertos, aunque el Gobierno cifra las víctimas mortales en 198, lo que convierte en la más sangrienta desde la década de los años 80.

Related Posts