Tecnología

La escasez y el “pecado original” de los trajes de astronauta de la NASA (vídeo)

Compartir

(Por. Jesús Del Toro,Yahoo Noticias).- Los astronautas tienen un severo problema de vestuario. En específico el icónico y crítico traje que deben vestir para realizar caminatas espaciales.

Y las más afectadas serían las astronautas, como ejemplificó el singular caso de lo que se proponía como un evento histórico: la que iba a ser la primera caminata espacial integrada por dos mujeres quedó frustrada por falta de trajes espaciales adecuados y suficientes para ellas.

Pero no es un problema de simplemente ordenar una renovación del guardarropa disponible en la Estación Espacial Internacional. El asunto es más complejo y longevo y, como se comenta en The Atlantic, habría comenzado por una suerte de “pecado original” en la planeación de la NASA, sumado a decisiones y penurias posteriores que han dejado a los y las astronautas con pocas opciones para vestirse si quieres salir de marcha en el vacío espacial, un tipo de misión conocida como Extra Vehicular Activity (EVA, Actividad Extravehicular).

El plan era que las astronautas Anne McClain y Christina Koch realizaran juntas una caminata fuera de la Estación Espacial Internacional, lo que sería un hito histórico. Pero hace unos días la NASA decidió que la caminata la realizaría solo Koch, acompañada del astronauta Nick Hague. McClain deberá esperar a abril para caminar nuevamente en el espacio.

La razón es simple y a la vez escandalosa: no existe a bordo de esa compleja nave en órbita suficientes piezas para armar dos trajes espaciales apropiados para McClain y Koch, cuyas anatomías femeninas tiene diferencias con la masculina y por ello no son plenamente compatibles con las piezas de ese guardarropa disponibles en órbita.

No se trata de un ejemplo cósmico de discriminación en contra de las astronautas, aunque ciertamente revela una falta de planeación y consideración de honda historia y repercusiones.

Como relata The Atlantic, cuando Estados Unidos comenzó a principios de la década de 1960 su programa de viajes tripulados al espacio, todos los astronautas seleccionados eran varones y, por añadidura, de una estatura mediana, pues en las primeras cápsulas no había mucho espacio disponible. En esa época, los trajes espaciales se hacían a mano y a la medida y estaba cada uno ajustado a las características anatómicas del astronauta que iba a vestirlo. Pero cuando concluyó el programa Apollo, que llevó astronautas a la luna, y comenzó la era del Transbordador Espacial se incrementó sustancialmente la cantidad de vuelos al espacio y la cantidad de astronautas en ellos.

Así, resultaba demasiado costoso y complejo producir trajes espaciales a la medida de cada astronauta, y dado que éstos solo se requerían para salir de la cabina del Transbordador, se optó por una solución modular. Contar con piezas separadas que se embonan para crear un traje completo: torsos, brazos y caderas en cinco medidas diferentes –extrachica, chica, mediana, grande y extragrande– para que cada astronauta pudiese completar su ajuar espacial cuando necesitara caminar en el espacio.

Pero, nuevamente, esas piezas se diseñaron pensando mayormente en astronautas varones y, aunque la presencia femenina se ha incrementado sustancialmente desde hace décadas, la disponibilidad de trajes espaciales es muy limitada. En realidad, aunque parezca increíble, la NASA no ha producido nuevos trajes espaciales, aquellos que permiten estar al exterior de la nave, desde hace 40 años y varios de los que se fabricaron entonces se han perdido por desgaste o en los desastres del Challenger y el Columbia.

La NASA ha invertido grandes sumas y horas de trabajo en el diseño de prototipos de trajes espaciales para su uso en el futuro, por ejemplo para misiones de astronautas a la Luna o Marte, pero todo ello se ha quedado en las etapas preliminares. Los trajes espaciales hoy en servicio son los mismos que se fabricaron en la época en que McClain y Koch eran bebés.

Por añadidura, restricciones presupuestales ha obligado a la NASA a eliminar los trajes de las tallas extrachica y chica y solo están actualmente en operación en la Estación Espacial Internacional seis juegos de torso, brazos y piernas (dos medianos, dos grandes y dos extragrandes) pero uno de los juegos medianos y uno de los extragrandes son en realidad piezas de repuesto que, de requerirse su uso, necesitan horas de trabajo para su ajuste.

Así, no solo los astronautas de la NASA visten, valga la metáfora, los mismos trajes espaciales desde finales de los años 70 y principios de los 80 sino que solo hay una cantidad muy reducida de ellos.

Así, cuando McClain y Koch se dispusieron a planificar su caminata espacial conjunta, cayeron en la cuenta de que ambas necesitaban piezas del tamaño mediano, las que les ajustaban mejor (las diferencias en la amplitud de caderas y hombros entre hombres y mujeres, por ejemplo, hacen que ciertas medidas y diseños no sean muy propicias para las astronautas). Pero, como indicó NPR, solo hay en órbita un juego mediano disponible y la NASA optó, en lugar del laborioso trabajo de ajustar el traje mediano de repuesto para que ambas astronautas caminaran juntas, posponer la misión de McClain y hacer que Koch y Hague (quien al parecer usa traje talla grande).

Las astronautas no se quedarán sin realizar misiones fuera de la Estación Espacial Internacional, pero la limitación de trajes espaciales (que, cabe señalar, también se habría dado en caso de que dos astronautas varones requirieran al mismo tiempo de trajes de talla mediana o extragrande) es punzante, tanto por la escasez en sí como que los trajes disponibles tengan 40 años de uso.

Lo bueno, dirían por allí, es que la moda retro y el estilo vintage están en boga en el diseño de vestuarios, aunque eso en las más altas esferas, la Estación Espacial Internacional, eso en realidad resulte penoso.

Related Posts

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com