Internacional

La era nuclear ecuatoriana, más cerca de lo que parece

Compartir

Quito.- (Diario HOY).- La Corte Constitucional (CC) se pronunció, y solo resta que la Asamblea tome la decisión final

La Comisión de Soberanía de la Asamblea Nacional deberá emitir su informe sobre la aprobación o no del tratado de cooperación en la esfera de la utilización de la energía atómica con fines pacíficos suscrito entre Rusia y Ecuador.

El documento, que fue suscrito en Rusia el 29 de octubre de 2009, recibió el visto bueno en marzo 2012 de la Corte Constitucional (CC), por lo que restaría el pronunciamiento del legislativo.

El inicio de la discusión parlamentara, hace unos días, desató comentarios en las redes sociales. Estos eran alrededor de la conveniencia o no de su aprobación, sobre todo por la explotación de uranio.

Durante el trámite en la CC, Alexis Mera, en su calidad de secretario Jurídico de la Presidencia, solicitó las razones por las cuales los artículos 1, 2 inciso segundo, tercero, cuarto, noveno y décimo, artículos 5, 8, 9, 10, 11, 12, y 13 “estarían contraviniendo normas constitucionales y en qué sentido debería adecuarse su texto para guardar conformidad con la Constitución”.

La CC contestó que los mencionados puntos no fueron declarados inconstitucionales, “sino que se condicionó su constitucionalidad para orientar expresamente su contenido en función de la Constitución”. También argumentó que “la energía atómica deberá orientarse al pleno desarrollo de los derechos y al interés social”, pidió que se ponga atención (en el caso del art. 9) a la prohibición de apropiación de los conocimientos colectivo en el ámbito de las ciencias, tecnologías y saberes ancestrales, y que (art. 8) se tenga cuidado con la clasificación, transmisión y protección de la información.

El documento. Pero, ¿qué plantean esos artículos? Los lineamientos de cooperación están en art. 2 y los incisos mencionados se refieren a: exploración y explotación de yacimiento de uranio; suministro de servicios en la esfera del ciclo de combustible nuclear, específicamente para los reactores energéticos y de investigación, evacuación del combustible nuclear utilizado de producción rusa, tratamiento de residuos radioactivos; elaboración de materiales y componentes para reactores nucleares energéticos y de investigación; formación y preparación de especialistas ecuatorianos en física nuclear y energía atómica; y otros lineamientos de cooperación que puedan ser acordados en forma escrita, por la vía diplomática.

El art. 5 designa como órganos competentes a la Corporación Estatal para la Energía Atómica (Rosatom), en todas las esferas de cooperación, y al Ministerio de Recursos Naturales y Ecología de la Federación Rusa, en lineamientos como prospección y explotación de yacimientos de uranio, asistencia a Ecuador para el desarrollo de la parte normativa y legal en el uso de energía atómica y la regulación de la seguridad nuclear y radiactiva. Por el Ecuador será el Ministerio de Electricidad y Energía Renovable.

El art. 8 dice que no se transferirá información clasificada del Ecuador e información clasificada como secreto de Rusia. Y que la información transferida o creada por este convenio y que deba mantenerse la confidencialidad, debe ser determinada como tal y notificada.

En el art. 9 se señala que las condiciones concretas para garantizar la protección eficaz y la distribución de los derechos de propiedad intelectual se determinarán en los contratos que se firmen. El art. 10 dice que las partes darán asistencia y garantizarán la transferencia de materiales, equipos y servicios para cumplir los programas conjuntos de uso de energía atómica.

En el art. 11 se indica que la exportación de materiales nucleares, equipos, materiales especiales no nucleares y tecnología, así como mercancías de doble uso, se hará con base al Acuerdo sobre la no Proliferación de Armas Nucleares y otros. Estos no serán utilizados para la producción de armas nucleares u otros mecanismos nucleares explosivos o para el logro de algún objetivo militar. Tendrán medidas de protección física recomendadas por la Agencia Internacional para la Energía Atómica (IAEA) y se reexportarán o pasarán de la jurisdicción de Ecuador con consentimiento de Rusia y con garantías de la IAEA.

El material nuclear suministrado al Ecuador -dice el mencionado artículo- no puede ser enriquecido hasta el 20% y más en cuanto al isótopo de uranio -235, y tampoco enriquecido ni procesado sin consentimiento de Rusia, entre otros aspectos.

El art. 12 indica que no se entregará tecnología e instalaciones de procesamiento químico de combustible irradiados, de enriquecimiento de uranio con isótopos y producción de agua pesada, sus componentes básicos algunos objetos producidos sobre su base, “así como de uranio -235 enriquecidos hasta el 20% y más, plutonio y agua pesada”.

El daño nuclear que se pueda dar “con relación a la materialización de la cooperación (…) se determinará en los acuerdos (contratos) concertados y en correspondencia con las legislaciones de las dos partes y sus compromisos internacionales”, dice el artículo 13. (SL)

La CC dijo

La CC recordó en su informe que la Constitución prohíbe la extracción de recursos no renovables de áreas protegidas.

También señaló que esos recursos y los yacimientos minerales son de propiedad inalienable del Estado.

Los sectores estratégicos deberán orientarse al pleno desarrollo de los derechos y el interés social.

Se prohíbe toda forma de apropiación de conocimientos colectivos.

El Gobierno piensa en la energía nuclear desde 2009

El 19 de abril de 2010, BLANCO Y NEGRO publicó el reportaje “Era atómica en bitácora del Gobierno”, en el que se señala que el Gobierno tiene en agenda el desarrollo de energía nuclear con fines pacíficos y que, antes de la firma del convenio con Rusia, hubo varias reuniones. Geovanna Lucio, en ese entonces principal de la Subsecretaría de Control, Investigación y Aplicaciones Nucleares (SCIAN), dijo que delegados de la Rosatom visitaron el Ecuador por tres oportunidades: en mayo de 2008 se reunieron con el entonces ministro de Electricidad, Alecksey Mosquera, y su equipo; en abril de 2009 lo hicieron con Lucio y Pilar Páez, y la tercera, en julio de 2009, con Esteban Albornoz, quien firmó el convenio, Lucio y Juan Esteban Astudillo. En ese mismo reportaje se cuenta que el Ecuador tiene uranio en cinco lugares, según un estudio que presentó el Gobierno en una reunión en el Brasil en 2008.

“En el país sí se está explorando el uranio”

Entrevista

Betty Amores, asambleísta independiente, ex AP y parte de la Comisión de Soberanía y Relaciones Internacionales del Legislativo

¿Qué opina del convenio de manejo de energía nuclear que el Ecuador y Rusia firmaron en 2009?

Me parece que el tratado es totalmente negativo para el país, ya que el Régimen ha invertido grandes cantidades de dinero en la construcción de centrales hidroeléctricas.

¿Cuánto le costará al país la implementación del tratado nuclear?

Es una inversión que podría superar los $5 000 millones para la instalación de un reactor nuclear.

¿Existen o no reservas de uranio probadas?

Desde 2008, el Ministerio de Recursos Naturales No Renovables ya sabía que en el Ecuador había yacimientos de uranio.

¿El presidente sabía de la existencia del convenio?

En la firma del convenio con Rusia estuvo presente el presidente Correa en Moscú, por lo que él le mintió al país cuando dijo que no sabía nada sobre el tema. Y mintió cuando negó que en el país se estén explorando esos yacimientos. (MP)

Related Posts

Deja un comentario

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com