Compartir

Quito.- (EFE).- La defensa del informático sueco Ola Bini, amigo del fundador de WikiLeaks Julian Assagne, espera que durante la audiencia de evaluación de juicio, que tendrá lugar mañana en Quito, se declare el sobreseimiento de su cliente, en un caso de supuesto acceso no consentido a un sistema informático.

Así lo aseguró este miércoles a Efe el letrado Carlos Soria al anotar que el jueves se debe decidir si se han respetado los procedimientos y el debido proceso.

«Si es que determinan que efectivamente, y como es el caso, no se respetó el debido proceso, declaran la nulidad», explicó antes de comentar que si ello no ocurre, se pasa a una audiencia preparatoria de juicio.

En esa segunda etapa pueden haber dos resultados posibles: que la jueza no acoja la acusación fiscal y considere que no existen elementos suficientes, con lo cual se daría un sobreseimiento al sueco.

La otra opción es que se dicte un auto de llamamiento a juicio para que un tribunal decida la inocencia o culpabilidad de Bini, quien se encuentra en Quito bajo medidas cautelares, que le impiden salir del país y le obligan a presentarse una vez por semana ante la Fiscalía.

«El día de mañana esperamos que se sobresea a Ola Bini. No nos interesa si es que es mediante una nulidad de todo el proceso o porque, realmente no existe evidencia como, efectivamente, no existe», subrayó.

Sin embargo, confesó están «bastante pesimistas de lo que podría ocurrir mañana» porque el proceso -en su opinión- ha sido «político desde el inicio».

Bini fue arrestado el 11 de abril de 2019 cuando se disponía a abandonar Quito con destino a Japón, unas horas después de que Ecuador pusiera fin al asilo en su embajada en Londres del fundador de WikiLeaks.

El informático, que se encuentra en libertad vigilada desde junio pasado, aseguró entonces que en Japón iba a hacer unas prácticas de artes marciales, aunque las autoridades ecuatorianas consideraron que trataba de huir.

Soria asegura que han habido muchas violaciones al debido proceso en el caso del sueco.

En agosto, después de reevaluar el caso, la Fiscalía ecuatoriana cambió el delito del que lo consideraba sospechoso de «ataque contra sistemas informáticos» a «acceso no autorizado a sistemas informáticos y telemáticos», ambos castigados con prisión.

«Entonces en un momento pareció como que hubiera sido el hacker internacional, terrorista, más grande del mundo, a, supuestamente una persona que entró a una página web y se quedó ahí sin permiso de su titular», comentó Soria este miércoles.

Durante el proceso, la Fiscalía ha tratado de establecer una relación entre WikiLeaks y las actividades del informático en Ecuador, por lo que en su momento denunció más de una docena de visitas de Bini a Assange en la Embajada de Londres.

Para la defensa, se trata, sin embargo, de acusaciones infundadas en un caso en el que el sueco, incluso, estuvo preso durante setenta días.

Soria, quien asegura que Bini fue detenido «arbitrariamente», anotó que, incluso si sobreseen a Bini, analizarán si inician acciones internacionales «puesto que las infracciones y violaciones a derechos, ya se cometieron».

Sobre el estado de salud de su defendido, Soria aseguró que se encuentra «bastante deteriorado, y se va deteriorando cada vez más» y «no entiende por qué está siendo procesado y por qué todo el aparato estatal en base a un gobierno represor, simplemente decidió acusarlo de algo por tener una amistad» con Assange.

«Él es amigo de Julian Assange y, por haberlo visitado, resulta que ahora es parte de alguna teoría de conspiración completamente equivocada», consideró Soria.

(c) Agencia EFE