Noticias Locales

¡LA CORRUPCIÓN ALCANZA SU TECHO!

Compartir

Patricio Valdivieso Espinosa
pavevaldivieso@hotmail.com

El cinismo, una vida mediocre y la construcción abundante de un patrimonio deshonesto, son los elementos que van provocando que la corrupción alcance su techo, se encuentre en su máxima expresión y permita cambiar para mal la realidad de los tiempos. Los acontecimientos visibilizados en todos los niveles de gobierno, demuestran que el sistema está caduco, y que los que nos han gobernado a nivel nacional, provincial y cantonal, al perfeccionar sus corruptelas, se afianzan en la impunidad, y aun recibiendo sentencias legales, sociales y morales, continúan como si nada, manejando los hilos del poder en todas sus esferas.

Así vemos que, sin ningún pudor, Correa y su séquito siguen convencidos que gobernaron honestamente, y que: todos los sobornos a cambio de contratos con sobrecostos, son simples acuerdos entre privados; que los saqueos de su clan, fueron atracos que desvalijaban el país, a cambio de liberarnos de los oligarcas e imperialistas; y, que, los despilfarros de los recursos públicos, no son el problema, que no importaba si robaban, pero que hacían obras.

En una similar desgracia, observamos que los contratos viales provinciales por excelencia entregados a privilegiados grupos foráneos quiteños y extranjeros, son terminados anticipadamente sin acabar la obra: porque se festinaron el anticipo; la planificación fue insuficiente; o, simplemente, porque resultó un mal negocio. Se desmorona la falsa ilusión vendida de contratar a los “mejores” forasteros; ahora, les cobran demás, no les cumplen la obra y delatan sus inoperancias, habrá que ver si prevalece el interés por Loja o el amiguismo contractual continúa.

En lo municipal, es el mismo rollo, se buscan formas extrañas para justificar los altos costos de las mascarillas compradas con sobreprecios; las bandejas fueron forzadamente donadas porque si las cobraban se iban al tarro los vendedores y compradores que al final son lo mismo; como se les han caído los negociados, ahora utilizan el comodín de las fotomultas, simulando que la “ley así lo dice”, o expresando: “yo que culpa tengo”; pero, cuando son descubiertos reformulan las mañas, dicen que no sabían nada porque delegaron las patrañas; y, por el contrario, a lo interno y en secreto, los súbditos con pedigrí dicen: “yo solo obedecía órdenes superiores”. Realmente, son hábiles para engañar, con contradicciones evidentes.

Lo cierto es que, existen estructuras oscuras instaladas en los diferentes niveles de gobierno, que se escabullen de las leyes, le dan la vuelta a los juzgadores y pactan con quienes estaban obligados a investigarlos o controlarlos; ahí está la trampa. Saben manejar muy bien la estrategia del contagio pare evadir su responsabilidad; se escudan en que existe persecución política y cuando los medios independientes no los encubren, dicen que hay persecución y linchamiento mediático. No es difícil identificarlos, les fascina estar cerca de lo económico y lejos de la moral; se nutren de los sobornos, huyendo de la verdad; son los mentalizadores de la debacle ética de nuestra sociedad, y han puesto a la corrupción en la parte más alta de sus vidas.

Related Posts

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com