Notas Curiosas

La cita del hombre y la mujer más pequeños del mundo

Compartir

Katmandú.- (El Correo. EFE).- Es la segunda vez que Chandra Bahdur (Nepalí) y Jyoti Amge (India), el hombre y la mujer más pequeños del mundo, se ven las caras y su nueva cita fue esta vez en la capital de Nepal, Katmandú para visitar museos y templos y recorrer juntos los principales lugares de interés turístico de la capital.

La cita ha sido grabada en un reportaje que se proyectará en el Festival del Nuevo Cine Latinamericano del próximo diciembre en La Habana.

Aunque ambos celebraron volver a verse tras el encuentro que mantuvieron a mediados de año en Italia -para participar en un programa de televisión-, Dangi y Amge lamentaron no haber podido comunicarse como hubieran querido, por cuestiones idiomáticas.

“No hemos podido hablar mucho porque yo no hablo nepalí y él no habla hindi” explicó Jyoti, de 19 años y 62,8 centímetros de altura, y que se desplazó a Katmandú con sus padres, quienes explicaron que su hija dejó de crecer cuando apenas tenía 36 meses de edad.

“Fuimos a los médicos y nos dijeron que en su cuerpo no había suficientes hormonas de crecimiento, sin que supieran exactamente el motivo”, declaró su madre Ranjana, que no dejó pasar la ocasión para proclamar que “estamos muy orgullosos de nuestra hija”.

“Mis amigas son más jóvenes pero más altas que yo”, apuntó Jyoti, que dice, no obstante, que su estatura no le ha causado “ningún problema”, porque le ha permitido “alcanzar la fama”, y que confiesa que su sueño es convertirse algún día en una estrella de Bollywood.

El caso de Dangui es diferente, ya que con 72 años y 54,6 centímetros de altura, la corporación Guinness le acaba declarar no solo el hombre más pequeño vivo en el globo; también el más pequeño que ha existido desde que hay registros al respecto.

“Estoy muy contento con el título”, afirmó Dangui, que reside en un remoto poblado situado a 350 al sudoeste de Katmandú y que se desplazó en avión con un sobrino a la capital nepalí.

En declaraciones a Efe, Dangui explica que hasta que viajara a Katmandú en febrero por primera vez en avión solo había salido de su poblado en una ocasión, hace varios años y para exhibirse en una feria en que la gente pagaba por verle.

Pese a que su escasa corpulencia le impide ayudar como quisiera a su familia, Dangui se ocupa de vigilar el ganado en su poblado, en el distrito de Dang y donde recibe el cariño de la gente.

“Todo el mundo siempre ha sido muy amable conmigo”, anota, antes de admitir que lo único que realmente lamenta es que por su talla, que los expertos atribuyen a un tipo de enanismo desconocido, “no he encontrado nunca una mujer con la que casarme”.

Related Posts

Deja un comentario

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com