Nacionales

La Bolsa de Valores de Quito es el reflejo de un mercado conservador

Compartir

Quito.- (Andes).- Es el tercer jueves de septiembre y en la Bolsa de Valores de Quito se cumple una tradicional rueda a viva voz, que es la imagen más difundida de este tipo de entidades, donde se ve a los agentes de bolsa (en Ecuador son representantes de Casas de Valores) pujar por hacerse de valores como acciones, bonos, obligaciones, papeles de entidades financieras, certificaciones de depósitos, letras de cambio o notas de crédito.

Pero lo que sucede en Quito es, a la vista, muy diferente de lo que noticieros difunden de bolsas como la de Nueva York o Tokio; en Quito la reunión sucede sin el vértigo de aquellas bolsas, y con camaradería, sus actores reconocen que la pujanza a viva voz se mantiene más por tradición y –pese a que la bolsa reduce un 50% su comisión en ruedas como esta- la mayor parte de las operaciones se hacen en línea.

La Bolsa de Valores de Quito movió 3.700 millones de dólares en 2012 (5% del PIB), pero este mercado refleja una estructura típica de la cultura ecuatoriana respecto a la compra y venta de valores, que es más conservadora y prefiere la renta fija (90% de las transacciones son de este tipo) más que la renta variable, que son operaciones con mayor riesgo, pero también con mayor ganancia.

Son 255 emisores de valores y sus ofertas son apetecidas pues el mercado de valores implica la formalización de sus condiciones financieras y técnicas. Por fuera de este sistema, las acciones u otros valores se tasan sin sustento técnico, y muchas veces son motivo de estafas a inversionistas.

El mercado de valores es una manera de obtener financiamiento a largo plazo para los emisores y por aquí pasan los proyectos de invesión de las empresas más importantes del país, para que de estos participen inversionistas representados por 32 casas de valores en Quito y 18 en Guayaquil (12 están en ambas bolsas).

La Asamblea Nacional del Ecuador está tramitando una Ley para el fortalecimiento del sector societario y bursátil, que ya ha pasado el primer debate plenario y ahora se elabora un segundo informe para su aprobación en un siguiente segundo debate.

“Hay una visión proteccionista a los inversionistas, muy marcada, lo cual es muy bueno, pero hay que buscar equilibrios para que ese proteccionismo no afecte los productos con exigencia de garantías, que los vuelven tan caros que se vuelven imposibles de emitir”, dijo a la Agencia Andes Mónica Villagómez, presidenta de la Bolsa de Quito, quien fue recibida junto a otros actores del mercado bursátil en la Legislatura.

Villagómez mira con cautela las garantías para la emisión de valores, dado a que estas garantías tienen costos para la empresa y aquello sube el precio de la oferta “por ejemplo, en las titularizaciones de ventas futuras hay garantía que debe dar la propia titularización, debe existir garantía del constituyente, dos calificaciones de riesgo, eso se suma y suben los costos”.

La futura Ley no modificará la manera de hacer el mercado de valores, pero sí asienta en un cuerpo legal algunas tendencias del sistema.

“Si algo tiene de interesante la Ley es que las bolsas de valores va a tener que atender a las organizaciones de la economía popular y solidaria.

Yo presenté cifras de las dos bolsas que reflejan claramente que las bolsas hemos estado atendiendo a las Pymes, a otras organizaciones como bancas comunales es difícil atenderlas directamente precisamente por la visión de protección al inversionista”.

“Les hemos dicho a los asambleístas que las organizaciones de la economía popular y solidaria que no están formalizada deben hacer emisiones o tener productos especiales”, opinó.

Related Posts

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com