Compartir

Washington.- Varios medios de comunicación de los Estados Unidos, anuncia el triunfo del candidato demócrata Joe Biden, aunque aún no es oficial los resultados, se da cuenta que Biden supera la barrera de los 270 votos electorales para evitar la reelección de Donald Trump y llegar a la Casa Blanca.

Los ‘decision desk’, los equipos de medios de comunicación que analizan los datos de escrutinio y las tendencia históricas para declarar un ganador antes de que se certifique el resultado electoral, han anticipado el ganador de las elecciones con el cierre del escrutinio en Pensilvania, a pesar de que hay aún votos por contar en Nevada, Carolina del Norte, Georgia y Alaska. Matemáticamente, por tanto, se han terminado las opciones de victoria de Donald Trump.

La NBC ha sido la primera en dar como ganador a Biden. Tras ella, CNN y AP y así con todos los medios del planeta.

De este modo, el vicepresidente durante la etapa de Barack Obama en la Casa Blanca llega a los 284 votos electorales dejando a Trump en 214.

La victoria de Biden pone fin a una de las campañas más largas y tumultuosas de la historia moderna, en la cual mantuvo un enfoque agresivo sobre la gestión de la pandemia de coronavirus de la administración Trump.

Basándonos en la primera encuesta que realizó la NBC a los que ejercieron el voto anticipado, así como la primera encuesta a pie de urna, se deduce que esta estrategia alrededor del covid-19 de Biden le ha dado resultado.

Así pues, Biden es el quinto vicepresidente que se convierte en presidente en toda la historia de los Estados Unidos. Ha querido mandar este mensaje al conocer la noticia:

Con la llegada de Biden a la Casa Blanca se producirá un acontecimiento histórico: Kamala Harris será la primera vicepresidenta de la historia del país, la primera persona negra en ocupar dicho cargo y, además, también la primera persona sudasiática.

En lo que ya es un instante eterno, así ha sido su llamada a Joe Biden al conocer los resultados:

La vuelta de los demócratas al trono está siendo celebrada en varias ciudades de manera efusiva, especialmente en Nueva York, donde hasta han tirado fuegos artificiales y el sonido de las calles es un clamor.