Compartir

Guayaquil.- (@srradioEc).- El Abg. Jaime Nebot se refirió a la desdolarización en Ecuador y aseveró “Desdolarizar significa entregar billetes que sirven para comprar (dólares) a cambio de billetes que no sirven para nada (nueva moneda)”.

“Desdolarizar significa volver a los tiempos en que los precios de todo tipo de artículo subían, a diario, en ascensor, mientras los salarios subían por escalera. Desdolarizar significa la desaparición del crédito, a corto mediano y largo plazo, especialmente para la gente pobre”, señala.

Jaime Nebot recuerda que “Los que dilapidaron más de 300,000 millones de dólares y endeudaron al País en su más alto nivel histórico, causando la más aguda pobreza colectiva en el Ecuador, son los que ahora proponen despolarizar”.

Puntualiza que “Desdolarizar significa quiebra de empresas, desempleo, disminución de ventas y de cobros. Desdolarizar es caos y miseria. Desdolarizar es, en síntesis, Venezuela: un País por excelencia petrolero, cuya población que debía nadar en la abundancia, se ahoga en la miseria”.

“Un país donde no hay empleo, donde no hay comida, ni medicina… Y si alguien duda de lo afirmado preguntémosle a las decenas de miles de venezolanos que están en las esquinas de las calles del Ecuador, luchando por superar su tragedia económica y social. Los Ciudadanos queremos un Ecuador próspero, no convertirnos en una réplica de Venezuela”, remarca.

Auge delincuencial en el país

Sobre la inseguridad en varias provincias del país, principalmente en Guayaquil dijo “Los asesinatos, violaciones, secuestros y robos aumentan día a día en todas las ciudades del Ecuador. La violencia y el miedo han sustituido a la paz y al orden”.

“Eso no acabará mientras el Gobierno Nacional no adopte mano de hierro frente a la delincuencia; lo cual no implica irrespetar los derechos humanos del delincuente, pero si respetar también los derechos humanos y principalmente el derecho a la vida de la colectividad, que se ha constituido en una víctima de la criminalidad”.

“Es hora de que se autorice, dentro de los estrictos límites de la ley, la tenencia y porte de armas al ciudadano que lo solicite cumpliendo con los requisitos pertinentes. Es hora que la Fuerza Pública cumpla con su deber y reprima con fuerza, como lo manda la ley, a los delincuentes y especialmente a los que cometan los delitos antes señalados”.

“No puede ser que el ciudadano común esté desarmado y amparado en las rejas de su casa o local y los delincuentes estén armados y libres. Tienen que derogarse las leyes y procedimientos pro delincuenciales que benefician a los que delinquen y no a la comunidad”.

“El Gobierno Nacional tiene un deber primordial: garantizar la vida, la tranquilidad y los bienes de los ciudadanos. Ese es el principal derecho de los ciudadanos. Hoy el Gobierno NO cumple con ese deber primordial y, por tanto, los ciudadanos carecen, en la práctica, de ese derecho. «ESTO TIENE QUE TERMINAR Y TIENE QUE TERMINAR YA !”, concluye.