Política

Indígenas de Ecuador defraudados por el nuevo destino de la sede de agónica Unasur

Compartir

Quito.- (EFE).- Grupos indígenas de Ecuador, que aspiraban a tener un gran edificio para instalar una universidad sobre su realidad, han expresado su disconformidad por el reciente anuncio del Gobierno de ubicar el Museo Nacional en la sede de la agónica Unasur, en el extremo norte de la capital.

La Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) incluso sospecha que ese giro obedece a una especie de venganza del Gobierno de Lenín Moreno por las duras protestas del colectivo en octubre de 2019, con las que logró frenar unas impopulares medidas económicas.

Lenin Zarzosa, miembro del equipo jurídico de la Conaie, dijo a Efe que a partir de las protestas “hubo una ruptura entre los indígenas y el Gobierno, e incluso antes ya hubo largas de los ministros para concretar la idea de la universidad”.

“Nunca hubo apertura. Insistimos casi cuatro meses” y no hubo respuesta, añadió sobre un encuentro en 2018 en la provincia andina de Cotopaxi en el que dirigentes indígenas tuvieron conversaciones con varios ministros para concretar un documento sobre la entrega de la sede y la instalación allí de una universidad indígena.

UN ELEFANTE BLANCO EN LA MITAD DEL MUNDO

El destino del imponente edificio de la Unasur, desocupado desde mayo de 2019, genera controversias desde que Ecuador, Colombia, Argentina, Paraguay, Brasil, Chile y Perú abandonaran el foro integrado tras la llegada de Gobiernos en esos países de gobernantes de derechas u opuestos al intento integrador de izquierdas que supuso en su momento su creación.

En julio de 2018, el presidente ecuatoriano anunció que el edificio sería destinado para un centro de estudios superiores indígenas, pero el pasado día 9 reorientó su decisión para, según dijo, “darle un lugar propio al Museo Nacional, en un edificio que pagamos los ecuatorianos y que ahora vuelve a nuestras manos”.

En declaraciones a Efe, la alta dirigente de la Conaie Luisa Lozano coincidió con su correligionario en que “Moreno nunca ha tenido ni tendrá voluntad política para cumplir la palabra que anuncia” y que su promesa de dejar la sede de Unasur para la universidad indígena se precipitó con la ruptura entre la organización social y el Gobierno por las protestas.

Zarzosa abundó que la realidad de su comunidad es distinta a la de los pobladores urbanos, pues el porcentaje de estudiantes campesinos que logran entrar a una universidad “es muy bajo” y está agravado por la gran migración desde las provincias hacia las grandes ciudades como Quito.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC), hasta 2010 el 5,3 % de la población quiteña era indígena.

Para la Coanie, la creación de una institución superior con educación intercultural bilingüe permitiría ampliar las posibilidades para que jóvenes indígenas, tradicionalmente marginados de la academia, accedan a una educación de alto valor y acorde con sus tradiciones ancestrales.

TAMPOCO EL MUSEO QUIERE TRASLADARSE

Situado en la llamada “Mitad del Mundo”, una zona de gran atractivo turístico, el moderno edificio de la Unasur fue diseñado por el arquitecto ecuatoriano Diego Guayasamín e inaugurado en diciembre de 2014 como un aporte de Ecuador a la integración regional.

En septiembre pasado el Gobierno ecuatoriano asumió su control y retiró la estatua del fallecido expresidente argentino Néstor Kirchner, primer secretario general de la organización.

Lo paradójico es que tampoco sectores vinculados a la cultura y patrimonio están de acuerdo con la nueva perspectiva del Gobierno, ya que el Museo Nacional (MuNa) ya tiene una sede central y adecuada recientemente tras una fuerte inversión.

“El MuNa no está en emergencia y fue inaugurado hace dos años por el presidente (Moreno), luego de haber invertido la suma de un millón y medio de dólares”, aseguró a Efe Guillermo Bustos, miembro de la Coalición por la Defensa del Patrimonio, para quien es “un absurdo” la idea de trasladar el patrimonio a Unasur.

El grupo conformado por profesores, estudiantes, bibliotecarios e investigadores propone que la reserva patrimonial se ubique junto al museo en la Casa de la Cultura Ecuatoriana, en el centro-norte de Quito, donde actualmente atiende al público el MuNa.

Colecciones bibliográficas y fondos documentales han propuesto que las piezas del patrimonio cultural del país sean ubicadas en un gran recinto que tiene la Fiscalía en el centro-norte de la ciudad y no al norte de Quito, porque “son registros de consulta diaria” y el edificio de la Unasur está en un lugar alejado con “carencias de transporte público”.

Kevin Hidalgo

(c) Agencia EFE

Related Posts

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com