Compartir

(@srradioEc).- La pandemia por el COVID-19 cambió todas las previsiones comerciales, incluyendo las del sector asegurador. La demanda de los diferentes ramos varió, conforme a las nuevas necesidades que ahora tienen tanto empresas como personas, considerando los diferentes factores derivados de la emergencia sanitaria y la cuarentena.

¿Cómo se modificó el mapa de la industria de seguros en Ecuador con la pandemia y cuáles son las oportunidades para fortalecerla? Oriente Seguros comparte un análisis al respecto.

Mapa asegurador antes de la pandemia:

● Al cierre del 2019, el crecimiento del sector asegurador se ubicó en alrededor del 6,4%.

● A nivel de seguros individuales o personales, el ramo vehicular lideraba la lista con el 29% de participación de las ventas totales (datos a diciembre de 2019), seguido por los ramos de vida individual y colectiva con el 26% e incendio con el 14%, principalmente.

● En el caso de Oriente Seguros, enfocado principalmente en el sector empresarial, los ramos de fianzas tenían mayor participación en su cartera con el 52%, seguido por Ingeniería y Responsabilidad Civil con el 19% de participación. Este desempeño se debía principalmente a las necesidades que el mercado identificaba en ese momento como más importantes. La contratación pública, derivada de los proyectos de construcción, fueron la principal estrategia de la compañía.

Por otro lado, los ramos de incendio y vehículos, participaron con el 10% y 8% respectivamente, debido a la necesidad, sobre todo de protección del patrimonio de las empresas: infraestructura física, maquinaria y muebles.

● “El mercado ecuatoriano estaba enfocado esencialmente a cuidar la salud, la vida y el patrimonio, principalmente los vehículos, tendencia que se había mantenido por varios años en el país”, explica Daniela Molina, Directora de Negocios Corporativos de Oriente Seguros.

Efecto COVID-19 en el mapa asegurador:

● A junio de 2020, la industria de seguros registra un decrecimiento del 7.72% respecto al año anterior, porcentaje menor en comparación al impacto en otras industrias.

A nivel de ramos, el efecto ha sido diferente, incluso algunos registran crecimiento como el caso de los seguros de vida entre las 10 primeras compañías del mercado, se registra un crecimiento del 2.5% en comparación al año anterior. Por el contrario, el ramo de vehículos livianos se registra la mayor caída, en el orden del 20%, debido a las restricciones de movilización y al uso de este bien.

● “La demanda del mercado cambió en razón de la salud y del valor del uso de los bienes asegurados. Evidentemente, el COVID-19 y la nueva normalidad que se deriva del mismo han modificado las prioridades de familias y empresas. La atención médica y la vida de las personas ahora están primero”, añade Daniela Molina, Directora de Negocios Corporativos de Oriente Seguros.

● Dentro de las pólizas que Oriente Seguros comercializa, el ramo de vehículos enfocado a flotas empresariales ha mantenido su demanda, principalmente las unidades de la categoría de transporte pesado. Esto debido a que el transporte de bienes no ha dejado de operar.

● De igual manera, los programas de seguros cuya principal cobertura es “Incendio” también mantuvieron una demandada habitual durante esta pandemia. Esto evidencia que la necesidad de protección del patrimonio, al igual que la salud y la vida, han sido determinantes en la coyuntura actual.

Sobre las oportunidades para fortalecer la industria:

● Considerando el valor de uso dentro de las prioridades del mercado, “las aseguradoras estamos llamadas a reinventarnos. En primer lugar, debemos descubrir cuáles son las nuevas necesidades de protección en la realidad actual y rediseñar nuestras soluciones para satisfacerlas.

En esencia deben cubrir la percepción de utilidad por parte del asegurado, en las circunstancias que ahora exige la pandemia como el teletrabajo, menor uso de los bienes empresariales, salud de los colaboradores, acceso a servicios mediante apps, entre otros”, añade Daniela Molina, Directora de Negocios Corporativos de Oriente Seguros.

● La simplificación para acceder o contratar un seguro también es un aspecto clave dentro de las oportunidades para fortalecer al sector. El mercado busca mayor facilidad y accesibilidad al momento de comprar, pagar y usar. En ese sentido, las pólizas también deben rediseñarse bajo esta lógica de ser más fáciles de acceder y utilizar.

● La digitalización del sector asegurador también es fundamental dentro de este nuevo panorama. Establecer canales digitales para atender todos los requerimientos del mercado es primordial, incluyendo procesos administrativos como comerciales.

Oriente Seguros, por ejemplo, ha implementado pólizas con firma electrónica para agilizar trámites y optimizar el uso de recursos. Además, de la plataforma Link-O que es un ecosistema digital para la vinculación de nuevos clientes de ramos generales, generación de aplicaciones digitales de transporte y varios autoservicios.