Internacional

Hamilton no perdona en la despedida de Alonso

Compartir

Abu Dabi.- (EFE).- El inglés Lewis Hamilton (Mercedes), que hace un mes ya había asegurado, en Ciudad de México, su quinto Mundial de Fórmula Uno, ganó este domingo el Gran Premio de Abu Dabi, el último del campeonato, que sirvió de despedida de la categoría reina del doble campeón del mundo español Fernando Alonso.

Hamilton, que el sábado había elevado a 83 su propio récord histórico de ‘poles’, logró su undécima victoria del año, la septuagésima tercera de su carrera en F1, al ganar en la pista Yas Marina por delante del alemán Sebastian Vettel (Ferrari) -subcampeón mundial- y del holandés Max Verstappen (Red Bull), una carrera en la que Alonso acabó undécimo y su compatriota Carlos Sainz (Renault), sexto.

El insaciable Hamilton se duchó literalmente en champán en el podio de Yas Marina tras cerrar con otra victoria, en la décima edición del Gran Premio de la capital de los Emiratos Árabes -en una prueba que como es habitual arrancó de tarde y acabó de noche y con luz artificial-, la quinta temporada triunfal de su escudería. Que festejó su quinto ‘doblete’ consecutivo, al ganar de nuevo el Mundial de pilotos y constructores.

Mercedes capturó, además, otros premios ‘menores’, como el de mayor número de ‘poles’, que se llevó, obviamente, Hamilton; y el de más vueltas rápidas, que fue para su compañero finlandés Valtteri Bottas. Al que de buena gana la escudería de Brackley le hubiese ofrecido el triunfo este domingo, en compensación por su gran labor de equipo; pero que se conformó con ser quinto, por detrás del australiano Daniel Ricciardo, que deja Red Bull y el año próximo será piloto de Renault.

Bottas perdió de esa forma la oportunidad de arrebatarle el tercer puesto final del campeonato -lo único que estaba en juego en Yas Marina- a su compatriota Kimi Raikkonen (Ferrari), que el año próximo cambiará coches con Charles Lecrerc (Sauber) -séptimo en Abu Dabi- y que, a pesar de abandonar, mantuvo la tercera plaza del certamen.

La carrera se ralentizó tras la primera vuelta, en la que entró a pista el coche de seguridad tras el espectacular accidente, en la primera vuelta, del alemán Nico Hülkenberg, compañero de Carlos Sainz en Renault.

Hülkenberg se tocó en la zona de las curvas 8-9 con el Haas del francés Romain Grosjean y dio dos vueltas de campana antes de estampar contra las protecciones su coche, cuyo motor comenzó a arder.

Por suerte, Hülkenberg -que acabó el Mundial séptimo y se coronó como ‘el mejor de entre el resto’ (‘the best of the rest’) en un campeonato en el que sólo podían ganar tres coches- no sufrió daño alguno, el fuego se apagó con rapidez y la carrera se reanudó en la sexta vuelta.

Poco antes de otra interesante batalla entre Verstappen y el francés Esteban Ocon, que disputó su última carrera como compañero en Racing Point Force India del mexicano ‘Checo’ Pérez, octavo este domingo. Ambos habían sido protagonistas de la gran polémica en Sao Paulo, donde el francés le había arruinado, al intentar desdoblarse, el triunfo a Max.

Con el ‘safety car’ virtual, a consecuencia de la retirada de Kimi, para evacuar su Ferrari de la recta de meta, Hamilton paró en la novena vuelta, cambió de hiperblandas a superblandas y cedió el liderato a Bottas, que haría idéntico cambio siete giros más adelante. Ricciardo, el último de los favoritos en parar (giro 34) encabezó la prueba durante diecisiete vueltas, antes de devolverle el liderato al quíntuple campeón mundial.

Alonso paró en la 28 y pasó de ultrablandos a superblandos (el compuesto más duro) en su despedida de la F1 en Abu Dabi -donde también estuvo su mentor en la categoría, el italiano Flavio Briatore, con el que ganó sus dos Mundiales (2005 y 2006), en Renault- en presencia de sus padres, Ana y José Luis -figura clave en toda su carrera-; su hermana Lorena -medico de profesión- y sus sobrinas, María y Bianca.

Su compañero belga Stoffel Vandoorne (al que vapuleó en directos enfrentamientos en calificación, con un inédito 21-0) se permitió el lujo, asimismo en su última carrera con McLaren, de dejar, al menos, una bonita imagen, con un gran adelantamiento, al unísono, a Grosjean y Ocon.

Sainz quiso homenajear a su amigo Alonso con una gran carrera. El madrileño, hijo del doble campeón mundial de rallys de idéntico nombre, que ocupará el año que viene la plaza que dejará vacante en McLaren el doble campeón mundial asturiano, arrancó undécimo, cambió de ultrablandos a superblandos en la vuelta 38 y acabó la prueba en un notable sexto puesto.

A Bottas, que había salido segundo, lo adelantaron sin problemas Vettel y los dos Red Bull del espectacular Verstappen y del sólido Ricciardo y la carrera acabó con Hamilton duchándose en el podio junto al director de comunicación de Mercedes, el inglés Bradley Lord, que en sus días gloriosos trabajó en Renault con el astro astur. Que protagonizó junto a Hamilton y a Vettel -los únicos que mejoran su palmarés- la exhibición final de ‘donuts’ en la recta de meta.

Alonso se despide tras 17 temporadas entre la elite, con dos títulos mundiales y tras firmar 32 victorias -las 32 que cuenta España en toda su historia-, 97 podios, 22 ‘poles’ y 23 vueltas rápidas. Algo inimaginable tan sólo un par de años antes de su debut, en 2001 y con Minardi. Llegó la hora de su adiós a la F1. Que muchos esperan que sólo se quede en un ‘hasta luego’.

Related Posts