Internacional

Francisco Carrión: Si Hollande cumple con sus promesas, Europa puede tener un cambio en su hoja de ruta política (Video)

Compartir

Enviado por santiago.aguilar

Quito.- (Andes).- Si bien el presidente electo de Francia, François Hollande, ha mostrado en el discurso una tendencia con ecos de  izquierda, el excanciller y académico de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, Francisco Carrión, encuentra complicado lograr una mayor vinculación con el nuevo gobierno.

Durante el diálogo con Agencia Andes, para realizar una lectura política del triunfo de Hollande y sus repercusiones para América Latina y Ecuador, respondió lo siguiente:

–          ¿Cuál es la lectura política del triunfo de François Hollande en las elecciones de Francia?

–          Percibo como que es un agotamiento del modelo y de la política que ha venido imprimiéndose en la Unión Europea de apuntar más a la austeridad que al crecimiento dentro de las definiciones que se han venido haciendo. Es decir, frente a la crisis, hacer solo recortes no es suficiente para conseguir un mejoramiento de las condiciones de  los pueblos europeos.

Video: entrevista a Francisco Carrión

El nuevo presidente de Francia lo que ha planteado es dejar de hacer estos recortes por austeridad y más bien apostar por un crecimiento económico lo cual implica hacer inversiones públicas y eso es un cambio radical que se va abriendo espacio en esta Europa que, desde el punto de vista simplemente de recortes, no está dando resultados; ahí tenemos la prueba en España, Grecia, Portugal e Irlanda.

Creo que es un punto de quiebre, una ruptura… Vamos a ver, ojalá tenga suerte el presidente Hollande con esta concepción distinta de Europa y de la recuperación económica europea tiene que hacerse a través del crecimiento de la economía, no del recorte de una simple austeridad que no lleva a ningún lado.

–          ¿Es realmente una ruptura profunda la elección de Hollande?

–          Rompe, sí. Ahora, vamos a ver la profundidad; no sabríamos decirlo. En todo caso, la segunda economía más importante de la UE que tenga una visión totalmente diferente de lo que ha sido la economía en los últimos diez, doce años, yo creo que es un síntoma muy importante de este cambio y de esta visión diferente de lo que es la recuperación económica de la Unión Europea.

–          ¿No quedará solo Hollande en el mapa político con esta línea de corte socialista?

–          No creo porque Hollande en sus planteamientos durante la campaña electoral ya generó simpatías y solidaridades de otros países. Inclusive la misma señora Merkel reconoció y aceptó que era necesario apostar por el crecimiento y no solamente por la austeridad.

Lo mismo el presidente del gobierno italiano, el consejo de ministros, habló a su favor pese a ser un tecnócrata en esa especie de gobierno de transición. Él también habló de la necesidad del crecimiento y no del recorte. Su idea va teniendo aceptación.

–          ¿Cómo podríamos caracterizar este socialismo propuesto por Hollande?

–          Es un socialismo… por ahí dicen que no es socialismo sino una socialdemocracia. Eso lo vamos a ver. Hollande se maneja con criterios socialdemócratas, es una persona mesurada pero está por verse con quién logra establecer alianzas de gobierno y para eso es fundamental el resultado de las elecciones legislativas.

Ahí necesita, para efectos de gobernar Francia, algunas alianzas con otros partidos o movimientos de izquierda. Creo que Francia es un país que tiene una economía y una cultura política sólida en la que los matices, para efectos de gobierno, no son mayores.

En todo caso yo creo que priorizará a los pobres, a los sectores sociales, aumentará la inversión en el sector público, alentará el crecimiento en los puestos de trabajo, en busca de una mayor equidad económica y, por supuesto, atender a los más necesitados en el ámbito social.

–          El presidente Correa mostró su simpatía por Hollande. En ese sentido, ¿hay una posibilidad de mayor acercamiento del Ecuador y la Región con Francia ?

–          Hay que ser honestos y realistas: no es América Latina, no solo Ecuador, países que constituyen una prioridad en la política exterior francesa, las inversiones económicas francesas no son mayores. En ese sentido, no creo que haya un cambio radical en la percepción y en el relacionamiento con América Latina, en general, y con el Ecuador es igual, inclusive menos.

No hay duda que el dialogo será más fluido, será más fácil tratar ciertos temas que puedan interesar a Ecuador, buscar una mayor inversión extranjera, tratar la problemática de los ecuatorianos en Francia, habrá una sensibilidad social más cercana al ser humano como tal.

–          A nivel ideológico, ¿hay coincidencias? ¿Podríamos decir que Hollande es parte de esta tendencia de izquierda que impera en América Latina?

–          En eso habrá, insisto, una mayor preocupación por los desposeídos, una visión más progresista pero eso no significará que haya una afinidad ideológica. Las realidades políticas, ideológicas de los países europeos son absolutamente distintas de las nuestras. Aquí, en América Latina, hay diversas formas del socialismo: radicales, nacionalistas, indigenistas, socialismos democráticos – si cabe la expresión-, y otros.

–          ¿Cabría la posibilidad de un fortalecimiento de la tendencia en Europa y este resulta un caso aislado?

–          Vamos a ver qué pasa, porque yo creo que si las ideas del señor Hollande calan y se hacen reales y prácticas, y no quedan simplemente en la especulación teórica, y el resultado es positivo, no sería de extrañar que Europa vaya sumándose a esta nueva visión.

De tener efecto sus planteamientos podría pensarse que se producirá un cambio de percepción en los gobiernos de la Región. Pero no es que se va a producir un efecto dominó. Si tiene tazón Hollande, si su discurso cala en la opinión pública europea y tiene resultados no sería de extrañar que haya otros gobiernos de la UE que se sumen a esta nueva tendencia.

Related Posts

Deja un comentario

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com