Nacionales

Fiscalía, Judicatura y Ministerio del Deporte formulan propuestas al proyecto de prevención de violencia en escenarios deportivos

Compartir

Quito.- Como un proyecto que aportará a la seguridad en los escenarios deportivos, calificaron la iniciativa legal para Prevenir y Sancionar la Violencia en el Deporte propuesta por el asambleísta Carlos Vera, los representantes de la Fiscalía, Judicatura del Ministerio del Deporte, quienes fueron recibidos en comisión general por la mesa del Derecho a la Salud, dirigida por su vicepresidente, Jorge Yunda.

En este contexto, Danilo Icaza Ortiz, coordinador Jurídico del Ministerio del Deporte, tras exponer concepciones filosóficas en torno al problema de la violencia en general y de su impacto en el ámbito deportivo, particularmente en el fútbol, subrayó que en este caso existe un permanente conflicto entre los jugadores, dirigentes, hinchas, prensa y, hasta, en auspiciantes, hecho que obliga a darlo todo por ganar, lo cual no es malo per se, pero puede derivar en acciones violentas por conseguir ese objetivo.

Al respecto, dijo, si bien existe normativa legal y de política pública, ésta no es eficiente y eficaz para evitar y/o para sancionar adecuadamente los hechos de violencia, de ahí la necesidad de incorporar disposiciones encaminadas a prevenir esta clase de actos, con medidas claras, pertinente y efectivas. Por ello, pidió que se revisen y adecuen las sanciones, para que estén a tono con la realidad que se vive en los escenarios deportivos.

De su lado, Juan Carlos Zúñiga, de la Fiscalía de Pichincha, advirtió que es necesario mantener las infracciones que se produzcan en el deporte, incluidas aquellas que generen lesiones, como contravenciones porque si se les eleva a la categoría de delitos, los operadores de justicia no podrán actuar oportunamente ya que, por ejemplo, dentro de las medidas cautelares la prisión preventiva es el último recurso y se debe aplicar otras como presentarse periódicamente a un juzgado, prohibición de ausentarse del país y demás, que dejarán en la ciudadanía la sensación de impunidad.

Mientras, continuó, si se mantienen como contravenciones, el procedimiento es más rápido, se puede aplicar penas privativas de libertad y, lo que es más -y debería estar contemplado en la ley- habrá lugar a una reparación integral de la infracción, por ejemplo, con la obligación de pedir disculpas públicas, lo cual servirá como ejemplo para el resto de los aficionados al deporte.

Entre tanto, Eduardo Samaniego Luna, juez de Garantías Penales de Pichincha, consideró que el Estado no tiene la capacidad suficiente para controlar de forma adecuada los problemas de seguridad que se generan en los espectáculos deportivos, por ello, se mostró partidario de poner énfasis en el tema preventivo, que involucra educación, ética, formación, entre otras estrategias.

Recomendó que se mantenga la obligación de contar con un Programa de Prevención y Gestión de Riesgos, a cargo de la Fiscalía y la Policía, como requisito para el licenciamiento de los escenarios deportivos y que las disposiciones de esta ley incluyan también al deporte profesional, porque de lo que consta en el proyecto únicamente se refiere al deporte aficionado. Además, se sanciona al espectador, al dueño del escenario deportivo, pero no a los protagonistas, jugadores, dirigentes, árbitros, cuyas actitudes muchas veces generan violencia.

El asambleísta Sebastián Palacios fue el primero de los miembros de la Comisión en acoger las observaciones formuladas por los representantes de las instituciones invitadas. Nos parece importante delimitar hasta dónde se puede considerar una contravención y a partir de qué momento esa conducta puede entrañar un delito y, en esa medida, establecer los mecanismos para la respectiva sanción, de manera que sea eficaz, enfatizó.

Para la legisladora Ana Galarza es necesario aclarar el tema de las condiciones en que una persona provoca o es protagonista de actos violentos, por ejemplo, bajo efectos de sustancias sujetas a fiscalización o en estado etílico, pues, es conocido que al interior de los estadios se expenden bebidas de moderación pero la reacción de cada persona es distinta, hay quienes con un vaso empiezan a presentar comportamientos fuera de lo normal, peor si ingieren más de esa cantidad.

Patricia Henríquez, en cambio, subrayó que es fundamental mantener el control de ingreso de armas, bengalas y demás objetos que en un momento determinado pueden servir como instrumento de agresión, sin embargo, hay que prever de qué manera estos controles se pueden aplicar a todos los asistentes, a fin de que la gente de determinadas barras no se sienta discriminada al someterse a la revisión.

El autor del proyecto, Carlos Vera Rodríguez, tras agradecer a los legisladores por haber acogido esta propuesta con la responsabilidad y seriedad que merece. A su vez, destacó los aportes desde la Fiscalía, Judicatura y Ministerio rector del Deporte, puesto que se trata de un proyecto perfectible, que busca una manera eficaz y eficiente para erradicar la violencia en los escenarios deportivos.

Finalmente, Jorge Yunda, vicepresidente del organismo, en ejercicio de la presidencia, recordó que el deporte sirve para promover la camaradería, la amistad y la sana competencia, por lo que no es justo que los escenarios deportivos se conviertan en verdaderos campos de batalla. Aprovechó de esta oportunidad para plantear que se incluya en la normativa lo relacionado con prácticas de amaño o arreglo de partidos, que se da mediante la compra de un jugador, el arreglo con un árbitro, hecho que también genera violencia.

Related Posts