Política

Expectativa por anuncio presidencial sobre el parque Yasuní

Compartir

(Diario EL UNIVERSO).- A las 20:00 de hoy el primer mandatario de Ecuador, Rafael Correa, informará si se continúa o no con la propuesta de mantener el petróleo bajo tierra y preservar libre de contaminación la zona del Parque Nacional Yasuní, declarado reserva mundial de la biósfera.

El grupo que se autodenomina guardianes del Yasuní y que mantiene el sitio web Amazonía por la Vida, invitó hoy a un plantón para defender el parque Yasuní ITT, este mismo jueves, a las 19:00 en la Plaza Grande en Quito.

Como parte de su campaña, ha enviado cartas a la Presidencia de la República y a los asambleístas. Además, pide a la ciudadanía tomarse fotos con mensajes de defensa por el Yasuní y compartirlas por redes sociales y correo.

Anuncio será esta noche

“A alguien le queda duda de ¿que sobre el tema Yasuní ITT el Presidente de todos los ecuatorianos no tomará la mejor decisión para su pueblo? seguro hablan con la pancita llena, buenos vehículos y más los que quieren solamente que no se toque el Yasuní ¡Si se puede intervenir con responsabilidad ambiental!” (sic), aseguró en su cuenta de Twitter el jueves el portavoz presidencial, Fernando Alvarado.

Ayer, tras varios días de análisis, el presidente dijo que informaría sobre su decisión en horario estelar de televisión.

Correa propuso en 2007, durante una asamblea de la ONU, dejar ese crudo bajo tierra y evitar con ello la emisión de 400 millones de toneladas de CO2, responsable del calentamiento global.

A cambio pidió a los países una compensación de 3.600 millones de dólares en 12 años por la contribución a la lucha contra el calentamiento global.

Apoyada por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), la propuesta, sin embargo, no obtuvo la respuesta deseada, admitieron las autoridades, por lo que la expectativa es que Correa dé vía libre a la explotación del ITT.

Las siglas ITT corresponden al bloque Ishpingo, Tambococha y Tiputini con reservas estimadas de 846 millones de barriles de petróleo, que representan el 20% de los depósitos de Ecuador, el socio más pequeño de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

Hasta inicios de junio se habían recolectado o logrado compromisos por 336 millones de dólares, el 9,3% del total que esperaba recibir Ecuador.

Los aportes de empresas privadas o países como Bélgica, Chile, Francia, Italia, España e Indonesia fueron depositados en un fideicomiso administrado por el PNUD, lo que garantiza el retorno del dinero si el gobierno explota el petróleo del ITT, según Ivonne Baki, representante gubernamental del proyecto.

A la par del fracaso de la iniciativa, el país no ha descubierto otras reservas petroleras en los últimos años, por lo que su economía podría colapsar de aquí a 20 años en caso de que no se detecten nuevos yacimientos, según Correa.

De hecho compañías como la española Repsol ya operan en el Parque Yasuní desde hace décadas, y en el caso del ITT uno de los campos, Tiputini, está por fuera de la zona protegida.

La Constitución de 2008 prohíbe la explotación de recursos no renovables en áreas protegidas, aunque le otorga la opción al presidente de autorizarla bajo la figura de interés nacional previo aval del Congreso, en el que Correa cuenta con mayoría absoluta.

Los ambientalistas insisten en que la explotación total o parcial del ITT perjudicará la riqueza biológica del área, mientras los indígenas ya anuncian movilizaciones de rechazo en caso de que Correa autorice la extracción.

“Si se explota adecuadamente el ITT se afectarán 200 hectáreas, del millón de hectáreas que tiene el parque”, replica el mandatario.

Parque Yasuní

Ubicado en la Amazonía ecuatoriana, al sureste de Quito, el Parque Yasuní es un bosque húmedo trópical de un millón de hectáreas que fue declarado reserva mundial de la biósfera por la UNESCO en 1989.

“Es la zona con la mayor biodiversidad por kilómetro cuadrado en toda la Amazonía. Un sólo pedazo de bosque que se destruya implica una altísima destrucción de biodiversidad”, dijo a la AFP David Romo, codirector de la estación científica de biodiversidad Tiputini de la Universidad quiteña San Francisco.

Límitrofe con Perú, la reserva, “uno de los últimos lugares de la Amazonía donde se puede ver la naturaleza en estado prístino”, según Romo, incluye una zona especial de protección de comunidades indígenas en aislamiento voluntario.

Según este doctor en biología de la conservación, unos 11.000 indígenas entre quichuas y waorani están asentados en el Yasuní.

Por su parte, expertos petroleros estiman que Ecuador podrá mitigar el impacto ambiental con la contratación de una tecnología de punta.

Related Posts

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com