Nacionales

Exempleadas del IESS analizan acudir a la CIDH

Compartir

(Diario EL UNIVERSO).- Se contienen las lágrimas cuando hablan de la injusticia que aseguran que se está cometiendo con ellas. Ana Grijalva y Nelly Concha, exempleadas del hospital del IESS de Durán, no entienden por qué no han sido reintegradas a sus cargos si ambas cuentan con sentencias judiciales que así lo disponen.

Su lucha comenzó en enero del 2011 después de haber sido despedidas por el entonces director del hospital, Víctor Romero, sin tomar en cuenta los tres años de trabajo continuo en la entidad. En el caso de Concha, su despido ocurrió mientras se encontraba en periodo de lactancia materna.

“Las dos tenemos sentencias favorables ejecutoriadas, ¿por qué el IESS no las cumple?”, dice Concha, mientras que Grijalva recalca: “Vamos a luchar hasta el final, pediremos ayuda a la CIDH (Comisión Interamericana de Derechos Humanos)”.

En el proceso judicial constan documentos en los que el juez Gabriel Nivela, que trata el caso de Concha, dispone al actual director del hospital del IESS de Durán, Iván Espinel Molina, que reintegre definitivamente a Concha a su puesto de coordinadora de Recursos Humanos. Sin embargo, Espinel (primo de los hermanos Vinicio y Fernando Alvarado, secretarios de la Administración Pública y de Comunicación, respectivamente) se niega aduciendo que no es la autoridad competente para dar nombramientos.

Espinel asegura que a quien le corresponde reintegrar a las exempleadas es al director general del IESS, Fernando Guijarro. Este funcionario mantiene silencio desde el lunes 18 de junio, cuando este Diario le consultó por e-mail la posición de la entidad sobre el tema.

“No puede ser que por reclamar nuestros derechos se nos maltrate, se nos diga que somos gentuza, se nos ofenda en nuestra dignidad”, comenta Grijalva al referirse a las opiniones vertidas esta semana en las redes sociales y que constan en la cuenta de Twitter de Luis Monge Espinel, primo del director del hospital del IESS de Durán y pariente también de los hermanos Alvarado Espinel.

Concha también pide respeto a su lucha y hace un llamado a todos los ciudadanos para que defiendan sus derechos: “No es por un sueldo, es por nuestra dignidad. Hemos ganado en tres instancias (juzgado inferior, sala de la Corte provincial y en la Corte Constitucional), ¿por qué no se cumple la orden judicial? Nosotras no somos actores políticos ni tenemos familiares influyentes en el Gobierno, simplemente estamos luchando por nuestros derechos, como es lo justo”.

Related Posts

Deja un comentario