Noticias Locales

¡ES NECESARIO REVISAR LA JUSTICIA!

Compartir

Patricio Valdivieso Espinosa
pavevaldivieso@hotmail.com

La administración de justicia, ha sido el Talón de Aquiles del Estado ecuatoriano, sin dejar de lado lo apetecido que es su manejo. Las disputas entre el legislativo y ejecutivo, llevaron a plantear la imperiosa necesidad de la liberación de la justicia, basada en su autonomía e independencia. Se avanzó bastante hasta que llegó la interferencia desmedida, en la que se manipulaban sentencias, se perseguía a jueces probos y se adoctrinaba mediante el temor del error inexcusable a varios servidores judiciales. Fue tanto el pánico, que hasta ahora se ven como rezago, a servidores que trémulos todavía no apuntan a dignificar la noble función judicial.

Sin embargo, lo peor que nos podía suceder, es que pasemos del autoritarismo que violentaba la independencia judicial a la desidia que justifique y proteja a los malos e incapaces servidores, que por suerte son pocos. Por eso es necesario e impostergable, una medición exhaustiva de los resultados que nos ha dejado el nuevo sistema oral aplicado en la justicia, y particularmente el modelo de gestión que se implementó, como novelería basada en las realidades de Quito y Guayaquil, caotizando el resto del país, como, por ejemplo, prohibir el contacto entre los operadores de justicia y los abogados o los usuarios, disque para evitar la corrupción y el tráfico de influencias jurisdiccionales.

La revisión del sistema y el proceder de los operadores de justicia, no puede quedar en meros enunciados estadísticos: que cumplió el número de sentencias o que hábilmente pasó el semáforo de causas, despachando los escritos, aunque no se resuelva nada o se dilate de manera innecesaria. Urge revisar el desempeño y la calidad de las sentencias, por ende, la actuación de los jueces; es impostergable analizar el modelo de gestión implementado, que ha caotizado la labor judicial; y, se debe ajustar el sistema, acoplando la oralidad para obtener los resultados deseados.

Más allá de algunas normas que entrampan la efectiva tutela judicial, es oportuno corregir errores encontrados en la aplicación de la oralidad, buscando que el aparato legislativo arregle los errores, y no permitir que un ente administrativo siga legislando reglas de procedimiento; pero también, es impostergable la revisión de la conducta de jueces mercantilizados, que obran sin ningún control. Sería bueno que los malos elementos o los ineficientes, dejen sus cargos como sanción a su negligencia.

Related Posts

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com