Internacional

Entre el dominio de Mercedes y la reacción de Ferrari

Compartir

Redacción deportes.- (EFE).- La Fórmula Uno llega al Gran Premio de Mónaco debatiéndose entre la continuidad del dominio de Mercedes, con dos victorias seguidas del británico Lewis Hamilton, o la reacción de Ferrari, que ganó las dos primeras carreras de la temporada, pero ha ido perdiendo fuelle desde la llegada a Europa.

La carrera en Montecarlo, la capital del Principado que cuenta con el circuito urbano más genuino del campeonato y que cumplirá este fin de semana su Gran Premio número 65, será el escenario que dilucide si el campeonato se desequilibra en favor de Mercedes o continúa en un apretado margen, como interesaría a Ferrari.

El piloto británico Lewis Hamilton (Mercedes), cuatro veces campeón mundial (2008, 2014, 2015 y 2017), llega líder del Mundial con 95 puntos tras encadenar dos victorias consecutivas en Azerbaiyán y España, la primera beneficiándose del pinchazo de su compañero finlandés Valtteri Bottas, y la segunda tras completar un fin de semana inmaculado, de la ‘pole’ al triunfo.

El historial de Hamilton en Montecarlo incluye dos triunfos (2008 y 2016) y una ‘pole position’, una herramienta fundamental para ganar en este circuito urbano, en el que el ganador siempre ha formado parte de los tres primeros puestos de la salida en 56 de las 64 ediciones previas de este Gran Premio.

Por su parte, el alemán Sebastian Vettel -también cuatro veces campeón mundial, con Red Bull de 2010 a 2013- llega segundo del Mundial, con 78 tantos y dos victorias en su haber, las inaugurales de Australia y Baréin, desde las cuales ha estado fuera del podio en las siguientes tres carreras: octavo en China, cuarto en Azerbaiyán y España.

El alemán es el último ganador en Mónaco, donde se aprovechó de una mejor estrategia que la de su compañero finlandés Kimi Raikkonen (campeón mundial en 2007 y que salió de la ‘pole’ el año pasado) para ganar. También cuenta en su historial con otra victoria, la conseguida en 2011 desde la ‘pole position’.

Terceros en discordia son los dos pilotos de Red Bull, el australiano Daniel Ricciardo (ganador del GP de China y quinto del Mundial con 47 puntos) y el holandés Max Verstappen (sexto con 33), en una temporada irregular en la que protagonizaron un bochornoso choque entre ellos en Azerbaiyán, pero en España tocaron el podio de la mano del joven piloto holandés de 20 años, que fue tercero.

Ricciardo se quedó muy cerca de ganar en el pequeño estado de la Costa Azul en 2016, cuando salió de la ‘pole position’ pero un error en la estrategia de su equipo, que no tenía preparados los neumáticos en talleres en el cambio de ruedas clave de la carrera, le dejó sin triunfo en favor de Hamilton.

Dejando a un lado la lucha por el Mundial, esta temporada esta ofreciendo una batalla muy disputada por el liderazgo del ‘resto’ del pelotón, en la que están metidos Renault y McLaren-Renault de forma destacada (con 41 y 40 puntos, respectivamente en la Clasificación de Constructores), y Haas-Ferrari con Force India-Mercedes un poco más retrasados (19 y 18 tantos cada uno).

El español Fernando Alonso -doble campeón mundial en 2005 y 2006 con Renault, factoría con la que se reencuentra esta temporada en el motor de su McLaren tras un trienio desastroso con Honda- es el primero del ‘resto’ con 32 puntos, séptimo del Mundial, y ha sumado en las cinco carreras de 2018. Ganó en Mónaco en 2006 y 2007.

Es el retorno de Alonso a Montecarlo después de que el año pasado se saltara esta carrera para competir en las 500 Millas de Indianápolis, y espera hacer un buen papel en un circuito en el que la velocidad punta no es tan fundamental como en otros y donde la pericia del piloto marca la diferencia.

Su compatriota Carlos Sainz, en su primera temporada desde el inicio con Renault, ha puntuado en cuatro de cinco carreras y ha maravillado en la escudería gala, que apuesta por retenerle en su seno, aunque su acuerdo de cesión es por un año, tras el cual retornaría a Red Bull, la estructura de la que depende su futuro.

Por parte del resto, la irregularidad ha sido constante. El mexicano Sergio Pérez (Force India-Mercedes) pasó de no puntuar a subirse al podio en Azerbaiyán, el danés Kevin Magnussen (Haas-Ferrari) fue sexto en Barcelona, y un piloto habitual de los puntos como el francés Romain Grosjean (Haas-Ferrari) aún no ha añadido ningún tanto a su casillero particular.

El que está sorprendiendo es el monegasco Charles Leclerc. Con un modesto Alfa Romeo-Sauber ha sumado puntos en las dos últimas carreras y llega a su país con nueve tantos en su debut en la Fórmula Uno, por dos de su compañero sueco Marcus Ericsson. No había un monegasco al frente de un bólido de Fórmula Uno por las calles de Montecarlo desde 1994, cuando lo hizo Olivier Beretta.

El Gran Premio de Mónaco, con el circuito urbano de 3.337 metros de trazado al que se dará 78 vueltas en un máximo de dos horas, ofrecerá al ‘circo’ de la Fórmula Uno una postal soleada a la orilla del mar, con el debut de una de las novedades de la temporada: el neumático hiperblando lanzado por el fabricante italiano Pirelli.

Este nuevo compuesto, reconocible por la banda rosa que lo adorna, aspira a ofrecer tiempos de hasta un segundo por vuelta menos que el ultrablando, según la compañía italiana tras las pruebas en Abu Dabi y Barcelona. Hiperblandos (morados) y superblandos (rojos) son los otros dos tipos de neumáticos disponibles para el Gran Premio de Mónaco.

Related Posts