Notas Curiosas

Encontró una reliquia de Apple de los años 80 y al encenderla se llevó esta sorpresa

Compartir

(Gonzalo Aguirregomezcorta,Yahoo Finanzas).- Un profesor residente en Nueva York decidió sacar del baúl de los recuerdos de la casa en la que se crió una computadora que a día de hoy es una reliquia de la tecnología. John Pfaff desempolvó del ático de sus padres un Apple IIe (fabricado entre 1983 y 1993) y para su sorpresa, ¡todavía funciona!

Pfaff quiso compartir el momento en Twitter con un mensaje que recibió miles de interacciones y en el que relató la cronología de los acontecimientos.

“Introduje el disquete de un videojuego. Me preguntó si quería recuperar una partida guardada. ¡Y encontró una! Debe tener 30 años de antigüedad. Vuelvo a tener 10 años de nuevo”, escribió en la red social junto a unas instantáneas de la computadora en cuestión.

Apple IIe fue el tercer modelo de la serie Apple II y en los años ochenta introdujo una novedad que en la actualidad es de lo más normal: el poder usar minúsculas y mayúsculas con las teclas ‘Shift’ y ‘Caps Lock’.

Pero en aquella época lo que a Pfaff le interesaba eran los videojuegos, como a cualquier niño que comenzó a ser testigo de los primeros atisbos de la revolución tecnológica. Por eso, introdujo el disquete de Adventureland, un juego de texto en el que se utilizan caracteres en la pantalla en lugar de gráficos más elaborados que usan píxeles. Este tipo de videojuegos eran muy comunes durante los años setenta y ochenta ya que necesitaban menos recursos que un videojuego gráfico. Concretamente, Adventureland fue creado en 1978.

“¿Qué debo hacer después? Esto tiene gracia porque tres décadas después no puedo recordar en qué punto dejé Adventureland”, escribió Pfaff, quien también encontró otros clásicos como Millionware, Neuromancer y Olympic Decathlon.

Además de estas reliquias del ocio, el profesor también encontró copias almacenadas de trabajos de instituto y una carta de su padre, quien falleció hace un año.

“Recién me encontré esta carta que mi padre me escribió en 1986 cuando yo tenía 11 años de edad y estaba en un campamento de verano. Es increíble encontrarse con algo tan ‘normal’ para él”, agregó en la red social.

Ahora es Pfaff quien le mostró este artilugio del pasado a sus hijos gemelos de nueve años de edad, quienes no daban crédito que aquel ‘mastodonte’ fuera una computadora.

Las décadas que han pasado desde el Apple IIe hasta el iPhone X retratan la increíble evolución tecnológica que estamos viviendo. Una evolución que también ha impactado en las estrategias empleadas por las multinacionales, así como en la regulación de los productos por parte de las autoridades.

El último año fue especialmente agitado para Apple tras recibir multas e intensas investigaciones por un concepto que enerva a los usuarios: la obsolescencia programada. Se trata de un término sociológico en el que determinados dispositivos se vuelven obsoletos rápidamente para que las empresas que los fabrican incrementen sus beneficios por la necesidad de reemplazarlos.

En octubre de 2018, Apple recibió una multa de 10 millones de euros (11.3 millones de dólares) en Italia por considerar “prácticas comerciales injustas” al entender que estropean los dispositivos móviles de manera deliberada por el continuo envío de actualizaciones del software. En enero del mismo año, la Fiscalía de Francia también investigó al gigante de la comunicación por los delitos de “fraude” y “obsolescencia programada” debido a la manipulación de las baterías en sus iPhone más antiguos.

Más recientemente, en febrero de 2019, cerca de 150.000 ciudadanos chilenos presentaron una demanda colectiva contra Apple en la que reclaman supuestas prácticas que reducirían la vida útil de varios de los modelos del iPhone.

Desde Apple insisten en que ralentizan deliberadamente los iPhones antiguos con el objetivo de prevenir que los dispositivos se apaguen por culpa de baterías deterioradas con el tiempo y los justifican como una medida para proteger a los celulares.

Llama la atención, cuanto menos, que dispositivos tecnológicos modernos que cuentan con pocos años de antigüedad tengan una duración menor que una computadora manufacturada por la misma compañía durante la década de los ochenta.

Related Posts

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com