Política

Encadenadas, madres piden que no se expulse a sus hijos del colegio Mejía

Compartir

Quito.- (Diario EL UNIVERSO).- Tres madres y un estudiante que estuvo detenido por las protestas del 18 de septiembre pasado se encadenaron ayer a los barrotes del colegio Mejía para exigir que sus autoridades no expulsen a más de un centenar de jóvenes que enfrentan procesos disciplinarios.

Aparte, unos 20 familiares se concentraron ayer afuera del centro educativo mostrando pancartas con las que pedían la liberación de al menos once estudiantes que siguen presos en el Centro de Detención Provisional, acusados de ser autores del delito de daños a bienes ajenos, tipificado en el nuevo Código Orgánico Integral Penal (COIP).

Cuando las madres de familia empezaban la protesta, se acercó hasta el sitio la subsecretaria de Educación, Francisca Herdoíza, quien les pidió que bajaran las pancartas y mostró su disposición al diálogo.

Pero ellas pidieron la liberación inmediata de sus hijos, además, garantías para que los estudiantes que están suspendidos regresen a las aulas y aquellos que están siendo juzgados por indisciplina no sean separados del colegio.

Por ejemplo, Mery Portero, una de las madres que se encadenaron, dijo que su hijo sigue preso y que el día de la protesta estuvo en clases por la noche.

Carlos López es el estudiante que se encadenó frente al plantel donde estudia. Él fue uno de los jóvenes del Mejía sentenciados por cómplice del delito ya citado.

López pidió a las autoridades gubernamentales la pronta liberación de sus compañeros y a las del colegio, que quienes están siendo juzgados no sean enviados a otras instituciones.

El joven insistió en que el 18 de septiembre fueron agredidos durante la detención y en el Regimiento Quito. Esto, agregó, lo confirmarían partes médicos y el informe de Cruz Roja que se considera confidencial.

A la par de esta protesta, en Guayaquil, el abogado de los estudiantes, Gonzalo Realpe, entregó la documentación del caso a su colega Juan Vizueta, miembro de la Federación Nacional de Abogados, quien aprovechará su comparecencia en la audiencia sobre justicia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para presentarlo.

Entre los documentos están los testimonios de los estudiantes, fotos, declaraciones de funcionarios, el proceso judicial de la Unidad de Flagrancia y el informe de la Cruz Roja.

Estamos exigiendo que alrededor de 90 estudiantes sean reincorporados a clases, la mayoría detenidos el 18 de septiembre pasado y muchos son menores de edad”. Carlos López, estudiante.

Related Posts