Compartir

Quito.- (@srradioEc).- La Policía Nacional del Ecuador, a través de la Dirección Nacional de Investigación Técnico Científica Policial – Criminalística, después de varias diligencias investigativas, pericias y análisis técnicos, determinó que la ciudadana Lissa C., de 25 años de edad, sospechosa del asesinato de sus dos hijos y de un hombre, el pasado 28 de octubre en la localidad de Pifo, tendría relación con otra muerte violenta ocurrida en junio de este año, en la misma localidad.

Durante los procesos investigativos se obtuvo información a través de todos los indicios recopilados en torno a estos hechos, las huellas dactilares de la mujer fueron cotejadas con los indicios y evidencias que se encontraron el pasado 11 de junio, donde el ciudadano Marco E., fue encontrado sin vida al interior de un inmueble.

Se presume que en la vivienda donde fue encontrado Marco E., se habría llevado a cabo una reunión social, por lo que se investiga el vínculo que tendría el occiso con la mujer. El hombre de 48 años de edad, habría fallecido por una ingesta de sustancias tóxicas, situación similar a la muerte de los niños y del ciudadano Jaime Y. Se presume que la mujer actuaba bajo el mismo modus operandi para provocar estas muertes.

El Tcnl. Carlos Perugachi, jefe de Criminalística del DMQ, indicó que los procedimientos técnico científicos que realiza Criminalística, permitieron determinar la posible participación de la mujer en estos hechos delictivos.

Dentro del mismo proceso de investigación, también se llegó a establecer que, Lissa C., sería la responsable de dos tentativas de asesinato, a miembros de su mismo entorno familiar y social, hechos que ocurrieron en septiembre y octubre de este mismo año, así lo dieron a conocer autoridades policiales en rueda de prensa.

El GraD. Fausto Olivo, director nacional de la Dinased, indicó que, la mujer fue detenida por 30 días con fines investigativos, por el presunto delito de asesinato y que en torno a estos casos se continuarán realizando gestiones investigativas para determinar si existiera participación de la mujer en otras muertes violentas.

El Mayor de Policía, Iván Naranjo, jefe de la unidad de muertes violentas del DMQ, indicó también que, estos asesinatos y las dos tentativas de asesinato, se dieron dentro del mismo entorno familiar y social de la victimaria, y que, de acuerdo a los primeros análisis médicos realizados a la sospechosa, no se habrían encontrado indicios de que previamente ingirió alguna sustancia, por lo que se presume que las muertes fueron ocasionadas bajo conciencia.

Actualmente se llevan a cabo todos los estudios médicos y psicológicos para determinar la situación legal de la sospechosa.

La Policía Nacional del Ecuador, reitera su compromiso de trabajar con profesionalismo, para velar por la seguridad y la convivencia pacífica, sin dejar hechos en la impunidad. (Contribuyó con texto y fotos: C. Pérez. / DNCOE).