Noticias Locales

¡EL TEATRO BENJAMÍN CARRIÓN CERRADO POR CORRUPCIÓN!

Compartir

Patricio Valdivieso Espinosa
pavevaldivieso@hotmail.com

Es lamentable que el Teatro Benjamín Carrión, que se proyecta como uno de los iconos de la cultura lojana, esté inmerso en actos de corrupción, claro, que no es novedad. Es penoso que una vez más, se compruebe que: “lo que empieza mal termina mal”; especialmente, cuando ciertos sociolistos utilizaron la doctrina e ideología de izquierda para llegar camuflados, pero de inmediato sacaron las garras para atracar, sobornar obras teatrales y arte, quebrar contratistas y destruir la economía de pequeños y medianos proveedores. Volvieron a manchar el nombre de Loja, por servir a las mafias del siglo XXI, contentándose con trocitos de pastel putrefacto, llevando indignamente pan sucio a su casa.

En primera instancia, la forma sarcástica de evadir los problemas con los subcontratistas por parte del ministerio de cultura y patrimonio, es incipiente, verbalmente desproporcionada y totalmente reprochable, al decir que no tienen ninguna responsabilidad; no se trata del ministro anterior o del actual, se trata de la institución que debe asumir su responsabilidad y no obrar como alcahuetes del desastre. Obran como si fueran copartícipes de una empresa de bolsillo, que escondió estados financieros y nadie se dio cuenta en tiempo real de las atrocidades que en nombre de su “cultura” perpetraban; a tal punto que, incluso la secretaría anticorrupción que investiga a paso de tortuga los problemas, lo hace como si buscara darles tiempo para que arreglen, encubran o huyan por los atracos causados.

Al parecer, los dueños del centralismo, mediante órdenes secretas, tienen como la mejor solución cerrar el teatro, porque temen que sigan desvalijando los ingresos sin compartirles. Cabe recordar, en más de una ocasión, se jactaban haber construido uno de los mejores teatros de Sudamérica, pero deciden cerrarlo, luego de funcionar por mucho tiempo, dizque porque aún no se ha suscrito la entrega definitiva; siendo oportuno preguntarnos: si aún no se liquida el contrato ¿porqué, no se han hecho efectivas las garantías? o no hay garantías; ¿la empresa que contrataron los revolucionarios sólo fue de papel? Por último, sería importante saber entonces ¿quién ordenó que el teatro funcione desde agosto de 2017 hasta enero de 2019?

¡Ahora se dan cuenta de la falta de transparencia! porque sin ningún tipo de regulación, aplicando interpretaciones absurdas de normas inexistentes, el teatro: se arrendaba fijando tarifas al ojo; se recibían canjes; lo encubrían

con supuestas donaciones no voluntarias; y, se compensaba con auspicios no regulados. Es más, personas honorables que presentaron funciones teatrales con recursos propios y endeudándose, suscribiendo documentos públicos, haciendo quedar bien a “los nuevos próceres de la cultura”, todavía no pueden cobrar, ya que en el mismo ministerio se botan la pelotita. Al final, terminan siendo simples cómplices silenciosos, convirtiéndose en shakiros: ciegos, sordos y modos, y encima indolentes, al degradar directa o indirectamente con sus malos actos, la cultura lojana.

Related Posts

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com