Internacional Noticias Destacadas

El PSOE gana con holgura mientras el PP vive un derrumbe histórico

Compartir

(Redacción Yahho. Noticias).- La noche electoral ha terminado, como siempre, con grandes vencedores y vencidos, aunque muchos no lo reconozcan. Esto es solo el punto de partida. Pedro Sánchez ha ganado las elecciones con el PSOE de manera holgada y con margen para gobernar y convertirse de nuevo en Presidente, pero ahora se abren dos frentes importantes bien distintos que tendrán mucho recorrido a futuro: el primero, el camino que escogerá Sánchez para ser investido y las negociaciones que le llevarán a serlo, probablemente con Podemos, su futuro principal socio, y con el nacionalismo, del que necesitará al menos la abstención. La dependencia, eso sí, no será igual que la vivida durante sus primeros 10 meses de mandato, sobre todo porque la mayoría absoluta que ha alcanzado el PSOE en el Senado le dotará de instrumentos con los que no contaba hasta ahora a la hora de aprobar leyes o sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado.

El segundo, qué va a ocurrir con la derecha en España. Fragmentada como nunca, en un escenario que solo se reconocía en la izquierda, ha dejado en el PP a su principal damnificado, con un riesgo de desintegración real y del que dependerá mucho a partir de los resultados en las elecciones autonómicas y municipales de dentro de unas semanas. Albert Rivera ya huele la sangre del vecino, consciente de que su movimiento desde el centro puede que resulte para convertir a Ciudadanos en el nuevo líder de la oposición. Su viaje arriesgado como referente en Cataluña ha sido sacrificado (tan solo un 11% de los votos) para mudarse al resto del país.

Las elecciones dejan, a su vez, una sensación de inquietud ahora mismo no presente, pero latente, de lo que se nos viene por delante: el de un país que se fragmenta y polariza poco a poco mientras una parte de la opinión pública lucha por mantener el centro. Dos datos para demostrarlo: la irrupción de Vox, que no parece que se vaya a quedar ahí, tal y como se ha visto en otros países europeos donde la ultraderecha entró tímidamente pero ha ido alcanzado más y más protagonismo. En contraste, los resultados en Cataluña, donde el independentismo ha ganado con claridad y donde la confluencia de Vox-Ciudadanos-PP ha conseguido únicamente 7 de los 48 escaños en juego. Solo el diálogo puede frenar este choque de trenes.

Related Posts

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com