Compartir

Managua.- (EFE).- El partido opositor Ciudadanos por la Libertad (CxL) aceptó este martes la propuesta del Partido de Restauración Democrática (PRD), de establecer un diálogo entre la disidencia para enfrentar unidos al presidente Daniel Ortega en las elecciones de noviembre próximo, aunque bajo condiciones.

En la víspera, el PRD emplazó a CxL a reunirse mañana miércoles para buscar la unidad de toda la oposición, como única estrategia para vencer, en los comicios del 7 de noviembre próximo, a un presidente señalado de «dictador» y quien busca su tercera reelección consecutiva bajo denuncias de fraude.

CxL, criticado por negarse a conformar la unidad, aceptó bajo la condición de no contar con la mediación de la Comisión de Buena Voluntad, compuesta por los ilustres Carlos Tünnermann Bernheim, exdiplomático y exministro de Educación, el empresario radial y excandidato a la presidencia Fabio Gadea, y el exlanzador de la Major League Baseball (MLB), Dennis Martínez.

Según CxL, la Comisión de Buena Voluntad «no cumple con el requisito básico de imparcialidad», ya que ha denunciado que dicho partido es la única fuerza política que se ha negado sistemáticamente a unirse contra Ortega.

Asimismo, rechazó la fecha de inicio establecida por el PRD, bajo el argumento de que la misma debe ser establecida «de mutuo acuerdo».

La respuesta a la propuesta de unidad del PRD fue escrita por la presidenta de CxL, Carmela Rogers, conocida como Kitty Monterrey, quien en enero pasado descalificó al grupo opositor agrupado en la Coalición Nacional, y al que pertenece el PRD, del que aseguró «no existen».

La Coalición Nacional está compuesta por las organizaciones sociales Movimiento Campesino, Fuerza Democrática Nicaragüense (FDN), Unidad Nacional Azul y Blanco, y Grupo de Reflexión de Excarcelados (Grex), junto con el partido indígena Yatama («Hijos de la madre tierra» en lengua miskita), y el PRD.

Las elecciones de noviembre serán claves para el futuro de Nicaragua, ya que estarán en juego 42 años de dominio casi absoluto de Ortega sobre la política nicaragüense.

La oposición busca repetir la victoria electoral histórica de la oposición en 1990, cuando Violeta Barrios de Chamorro resultó ganadora de manera sorpresiva.

Al igual que hace 31 años, Ortega es señalado de dirigir un gobierno que atenta contra los derechos humanos.