Compartir

ROMA. (EUROPA PRESS).- El Papa ha lamentado durante el Ángelus de este domingo el pesimismo que está generando la pandemia en la sociedad y ha propuesto como antídoto una mayor «sobriedad», «la atención discreta y respetuosa a los vecinos que puedan tener necesidad» y «la oración sencilla» practicada en familia.

«La situación que estamos viviendo, marcada por la pandemia, en muchos genera preocupaciones, miedos y malestar; se corre el riesgo de caer en el pesimismo, en el cierre y la apatía», ha lamentado el pontífice asomado al balcón de su estudio privado en el Palacio Apostólico.

Durante el rezo mariano, que coincide con el primer domingo de Adviento y que marca para los católicos el inicio de un nuevo año litúrgico que prepara para la Navidad, el Papa ha invitado a los fieles a recabar «el bien» incluso de situaciones dolorosas y difíciles como la pandemia de coronavirus.

«La espera confiada del Señor hace encontrar consuelo y valentía en los momentos oscuros de la existencia. ¿Y de dónde nace esta valentía y esta apuesta confiada? Nace de la esperanza», ha dicho. De este modo, ha desatacado que Dios «no decepciona». Y ha agregado: «Nos hará esperar algún momento en la oscuridad, pero siempre está a nuestro lado».

El pontífice, que este sábado ordenó a 13 nuevos cardenales en una ceremonia marcada por la pandemia, con la presencia a través de la plataforma digital Zoom de dos de ellos por las restricciones en los viajes, ha mostrado su «cercanía» a las poblaciones de América Central que han sido afectadas por las tormentas ‘Eta’ e ‘Iota’. Así, ha tenido palabras especiales para las islas de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, así como la zona de la costa del Pacífico de Colombia.